miércoles, 10 de abril de 2019

"La espera"


Boceto para un cuadro que hice - C. Alcántara

"Mi vida camina hacia el ocaso.

Estoy cansado, extenuado de la larga lucha.
Dios es la luz. He luchado por entrar en posesión de la Luz de Dios.
"Y será: al tiempo de la tarde habrá luz", así el profeta cuando habla de "Día del Señor".
Años, decenios de espera, de luchas, de búsqueda angustiosa.
Siempre orientado hacia el Eterno, el alma rebosando de poesía religiosa, peregrino de Dios, sediento de Dios.
Claridades deliciosas y sombras alargadas.
Qué se ocultase detrás  de estos contrastes de vivos destellos de luz y oscuridades densas, yo mismo lo ignoraba.
Yo llegaba, como peregrino de Dios, hasta las mismas puertas del Eterno, y las encontraba cerradas. Alguna vez, en un momento de Gracia, se entreabrían e instantáneamente volvían a cerrarse.
¡Qué tristeza! "Sentimiento" es "movimiento".
Mi alma estaba en movimiento, a veces en movimiento acelerado, pero ¿hacia qué meta? Yo no lo sabía. Hoy lo sé.
¡Qué difícil era este vagar sin rumbo! Estás aquí, estás cumpliendo tus obligaciones, mientras tu alma está lejos de ti. Al terminarse tu jornada, impregnada quizá de amargura, te preguntas: ¿Dónde reclinaré mi cabeza cansada?
¡Cuánta tristeza! La golondrina tiene un nido. También mi alma va en busca de una casa.
Ver ahí las lágrimas: gotas de rocío; caen sobre el fondo de tu alma ardiente, y se secan. Fíjate bien: el suelo está mojado, y, sin embargo, no despunta ninguna florecilla.
Llega la primavera.

María sentada, escuchaba atentamente el relato del bello libro de Zolli. 
Abstraída y muy seria me hizo callar con su gesto".


+Eugenio Zolli






.





No hay comentarios:

Publicar un comentario