domingo, 2 de julio de 2017

Un lugar para siempre.




Hoy no quiero guardar un rato para el Señor por obligación, por ser domingo. Hoy deseo estar con Él, quiero quedarme con Él, orar con Él. Mirarle, amarle en esa soledad donde siempre nos espera, me decía mientras íbamos a comprar unas patatas fritas para el aperitivo camino de casa. Quisiera vivir, continuaba, en auténtico recogimiento espiritual como si viviese un día sólo para Él. Meditar, meditar, meditar con verdadero recogimiento de la mañana a la noche, cómo hacía Él. ¿No era su costumbre alejarse, retirarse y orar al Padre celestial?
Aparentaba debilidad al decirlo. Yo sabía que era imposible con todo el trajín que tenía en su casa, precisamente ese día. Sintiéndome valiente y animada le pregunté: ¿te hubiese gustado ser monja?
Somos amigas desde muy pequeñitas. Nos conocemos perfectamente. Sabemos muchísimos la una de la otra. Nos hemos contado nuestra vida en activa, pasiva y perifrástica, pero por prudencia y discreción nunca le hice esa pregunta tan directa.
Tardó tiempo en contestar. Respiró hondo y luego pausadamente empezó a decir:
Cuando estábamos en el colegio, al prepararnos para hacer la Primera Comunión sentí muchísimos deseos de serlo y después, cuando nuestras comuniones fueron más frecuentes muchísimo más. Se me quedó el alma allí, en la preciosa y devota capilla del colegio. Muchas veces lo he pensado a lo largo de mi vida. Aquel día tan inmensamente especial para las dos y tan importante, sentí un deseo enorme de quedarme en aquel lugar para siempre. Creo que aquel día reconocí algo mucho más bello que nuestro precioso traje blanco y nuestra pureza de alma. 
Reconocí a nuestro Dios y Señor. 
A ti, pienso, que también te marcó.


+Capuchino de Silos


.