martes, 25 de julio de 2017

Un 7 de Mayo




Hoy recordé, como tantos otros días después de Misa, aquella mañana del 7 de Mayo.
Tenía 7 años casi recién cumplidos.  Las monjas del colegio nos habían estado preparando para hacer la Primera Comunión… y hoy, y tantos otros días, recordaba ese momento único que viví sabiendo quién era mi Dios y Señor que iba a recibir en mi corazón; comprendía ya, el por qué en casa se comentaba que era el día más importante y más feliz de mi vida. Era, nada más y nada menos que Dios el que se hacía pequeño, sin dejar de ser grande para poder entrar en tantos corazones y, que, por esas cosas de Dios, siempre, desde entonces, tuve la certeza que cada día en las Misas se obraba el maravilloso gran milagro.
Aquella mañana de Mayo, se estrenaba un aire nuevo de pureza blanca como la Sagrada Hostia, porque bajaba Cristo a las almas de aquellas chiquillas con velos y trajes blanquísimos como blancas eran todas sus almas.
Soñaba, como sueñan las niñas, con ese velo de tul largo y traje de organdí blanco lleno de jaretas, como las verdaderas princesas de cuentos que iban a recibir a su Rey; guantes estrechísimos que alargaban sus deditos para sostener un misal de nácar con cantos dorados, precioso, y el santo rosario. Todavía los conservo.
Mi madre, que lo adivinaba todo, sabía lo que yo podría sentir por dentro en aquellos días previos y lo que quería a mis siete años cumplidos dos meses antes. Lo había dejado todo en manos de ella porque lo sabía al dedillo.
Pero todo no podía ser perfecto. Amanecí con el ojo izquierdo (tenía que ser el izquierdo), con un orzuelo gordo como un garbanzo, lleno de supuración, que me hinchó el carrillo y me lo puso rojo como un tomate. Cuando me miré al espejo comencé a llorar como una Magdalena y me negué a hacer la Comunión en semejante estado. “Voy a ser la más fea” le decía a mi madre. Las madres que están en todo, me puso compresas de manzanilla y me alivió con sus preciosas palabras piadosas convenciéndome y haciéndome olvidar el dolor y el disgusto.
Sonaba el órgano y el coro del colegio cuando en una fila perfecta entrábamos de dos en dos en la preciosa capilla toda iluminada; cabeza y ojos bajos, manos juntas sosteniendo el misal de nácar y el rosario. Era una turbación tan grande que mis ojos manaron las primeras lágrimas de piedad. ¡Qué emocionante y piadoso acto de amor al Señor! Lo recordaré siempre.
La fila caminaba hacia el altar mayor con nerviosismo, timidez y deseo. Era mucho mi deseo, lo recuerdo. Todo iba saliendo como la monja de turno nos había enseñado anteriormente; la respiración tenía que ser lenta y casi no rozábamos los zapatos con el suelo al caminar para que no se percibieran nuestros andares; al llegar a nuestros respectivos lugares, antes de entrar en los bancos vestidos igualmente de blancos, se hacía la genuflexión de dos en dos, con un pequeño movimiento de cabeza hacia abajo y nos colocábamos de rodillas en nuestros lugares. Unas íbamos hacia la derecha y otras hacia la izquierda en orden riguroso. Yo, quedé la penúltima del segundo y último banco por mi altura.
Recuerdo que la capilla olía diferente a los demás días. Todos los cirios del altar estaban encendidos y a mí me parecía que era incomparable, inmenso, irrepetible como mamá me había repetido tantas veces. Los nervios se calmaron cuando comenzó la Santa Misa y me encontré muy encogida como un caracol en mi sitio, sin moverme, con las manos muy juntas sin quererlas separar;  una suave ternura llegó a mí en el momento ansiado del gran misterio de la Sagrada Comunión.
Recuerdo, como si fuese ayer, el momento de la Comunión. No se me olvidará nunca. Me arrodillé en el reclinatorio blanquísimo con mucha devoción y vergüenza. Al principio hice un largo silencio para que el Señor se acomodara y empecé a pedirle mucho, mucho, y por muchos.
Recé hasta que me dejaron. 
Acabó la Santa Misa y fuimos saliendo hacia el patio con otro orden menos riguroso.


+Capuchino de Silos


.