domingo, 16 de julio de 2017

El recogimiento




Todo esto es justo lo contrario al recogimiento; después de estar leyendo sobre él, no hay nada más hermoso que poderlo vivir; así que hacerse ermitaño debe ser cosa muy buena y sana. Seguro que sí, pero en otro lugar dónde se puedan guardar los sentidos.
Se lo pregunté a mi amiga allí donde se encontraba; no me respondió y tomé la palabra.
Recoger los sentidos en éste lugar y en ésta época, le dije, es como querer que por la mañana salga la luna.
El sol está radiante, el mar busca los mejores colores para estar bellísimo, las plantas lucen con todo su esplendor… así que, buscar un lugar oscuro, recoger los sentidos y cerrar las ventanas por no derramar los ojos, es… ¡imposible!, querida.
Estos días he tomado el libro y leyendo estaba sobre el recogimiento y desear ver a Dios con el corazón. Fácil lo tenían Isaac y Elías, le dije, que se iban al monte para huir de las gentes donde no había ni discordias ni contrariedades.
El recogimiento lleva a la devoción, buscar la perfección en las virtudes y llegar estrechamente a Dios. Es lo antepuesto a los reinos y las riquezas. No se le puede comparar con nada; ni siquiera con las piedras preciosas, porque, el mismo oro en su comparación es arena. Es más que la salud y la hermosura. Es luz que alumbra los sentidos y nadie puede apagar. El recogimiento es la madre de todos los bienes sin envidia alguna. Es todo un tesoro que usan los verdaderos amigos de Dios. Es un rosal de virtudes. Es sacerdote real para que los hombres se puedan ofrecer a Dios. Es un silencio que en el cielo de nuestra alma se hace. Es un servicio que se hace a Dios adorando su divina Majestad y sillón para que se detenga en nuestra casa interior a descansar. Es tienda de campaña para andar por el desierto. Es vaso de oro para guardar las delicias en nuestro pecho. Es valle donde abunda el mejor trigo. Es viña que se ha de guardar en vigilancia para poder gustar sus deliciosos frutos. Es huerto cerrado y sólo Dios tiene la llave para que entre cuando quiera. Es, entre otras muchísimas cosas, ascensión espiritual con Cristo.






+Capuchino de Silos



.

jueves, 6 de julio de 2017

El escondimiento




Hoy llueve sobre mi ciudad. El día amanece con aire fresco que apetece como cuando era invierno y despierta emociones de ayer opuestas y contrarias a las de hoy. Llueve como si fuese a morir alguien o en realidad haya muerto. No sé. A veces me despido de personas en vida porque pasan antes de pasar.
Pensando esto estoy, cuando surge mi amiga bajo un paraguas transparente, quizás, para no llamar la atención.
Con este paraguas me mojo, dice, porque el agua salpica al estrellarse en el plástico y algo, siempre, te llega. Pero no importa. ¡Qué día tan bello! Siempre me he dicho que el agua de la lluvia es la gracia que el Señor derrama sobre la tierra y me alegro. Siempre es mucha su gracia.
Hace un gesto para coger el libro y nos sentamos, pero es ella la que primero lee y continúa hablando. 
Finalizábamos el otro día con el secreto escondimiento. ¿Recuerda? ¡Claro que lo recuerdo!, le dije
El escondimiento, por lo visto, es un ejercicio. ¿Ves? Me mostraba el libro que estábamos leyendo. 
Por lo visto es un ejercicio dónde Dios se esconde en lo más secreto del corazón de nosotros. Allí se esconde Cristo con las almas, que son, más devotas. Con las suyas. Con las que más quiere. Allí, en su misma casa, en su mismo templo. En ese pequeño santuario que tenemos cada uno de nosotros es dónde nuestro Padre celestial ve lo que más le agrada de nuestra alma.  Cuando las puertas de los sentidos están más que cerradas y limpias, viene el Señor y es allí en ese profundo y escondido lugar, dónde dice Dios la palabra escondida de su secreta amistad.
Déjame seguir un poco a mí, le digo. 
Dios es una locura infinita. Una locura de amor para toda la eternidad. No nos podemos esconder de Él nunca, jamás; y está mucho mejor con nosotros cuando lo deseamos y cuando lo amamos desesperadamente. Está en el pesebre de nuestra conciencia como cuando nació. En el establo de nuestro corazón y nos esconde en ese escondimiento de una manera oculta bellísima. 
En realidad nos ayuda a que le amemos. ¿No crees? 
Como dicen en las novelas...
Continuará.
Siempre terminas tú, pero no me importa.


+Capuchino de Silos


.


lunes, 3 de julio de 2017

En recogimiento




Como me había dicho el día anterior, a mí también me marcó y mucho; tampoco se lo había comentado, pero no se le pasó por alto.
Si te soy sincera, le dije, preferiría que hablásemos de lo que acabamos de leer que parece muy interesante.
Prosiguió hablando con sus ojos vuelto hacia sí.
Dejando a un lado a los malos hombres que su tarea y oficio es frecuentar e inventar nuevos pecados para ofender a Dios, hay otros, que resisten a sus trabajos y molestias como expiación y penitencia por los muchos pecados del mundo; así, muchos, se educan en exclusividad para formarse en el recogimiento apartándose de los hombres y de tanto pecado. Ellos están muy cerca de los ángeles y viven sólo para Dios.
Fue lo que más me atrajo del colegio, prosiguió. Ver en esas monjitas un celo especial y grande para estar con el Señor día y noche; con tanta quietud de ánimo y tranquilidad que supuse que tocaban la felicidad con solo entrar en la capilla y correr alegres con sus tocas al vuelo por aquellos corredores del colegio o cuando jugábamos con ellas en el recreo. Era una auténtica alegría verlas y saberlas felices. Tenían lo mejor que se puede esperar de este mundo. No había nada mejor. Eso era indudable, y yo, lo quería para mí. 
Él no se hizo hombre por sí, continuaba diciéndome; se hizo hombre por todos nosotros; razón más que suficiente para enclaustrarte y darle lo mejor de ti. Era como un monte muy alto que había que subir, de muy alta perfección, que se les mostraba para que tomasen ejemplo y provocar en ellas el poder seguirLo, frecuentar el recogimiento y ensayarlas en su uso.
Era una vida escondida y el secreto escondimiento, se lo enseñaba todo un Maestro. 
¡Cuánto se le quiere!


+Capuchino de Silos


.


domingo, 2 de julio de 2017

Un lugar para siempre.




Hoy no quiero guardar un rato para el Señor por obligación, por ser domingo. Hoy deseo estar con Él, quiero quedarme con Él, orar con Él. Mirarle, amarle en esa soledad donde siempre nos espera, me decía mientras íbamos a comprar unas patatas fritas para el aperitivo camino de casa. Quisiera vivir, continuaba, en auténtico recogimiento espiritual como si viviese un día sólo para Él. Meditar, meditar, meditar con verdadero recogimiento de la mañana a la noche, cómo hacía Él. ¿No era su costumbre alejarse, retirarse y orar al Padre celestial?
Aparentaba debilidad al decirlo. Yo sabía que era imposible con todo el trajín que tenía en su casa, precisamente ese día. Sintiéndome valiente y animada le pregunté: ¿te hubiese gustado ser monja?
Somos amigas desde muy pequeñitas. Nos conocemos perfectamente. Sabemos muchísimos la una de la otra. Nos hemos contado nuestra vida en activa, pasiva y perifrástica, pero por prudencia y discreción nunca le hice esa pregunta tan directa.
Tardó tiempo en contestar. Respiró hondo y luego pausadamente empezó a decir:
Cuando estábamos en el colegio, al prepararnos para hacer la Primera Comunión sentí muchísimos deseos de serlo y después, cuando nuestras comuniones fueron más frecuentes muchísimo más. Se me quedó el alma allí, en la preciosa y devota capilla del colegio. Muchas veces lo he pensado a lo largo de mi vida. Aquel día tan inmensamente especial para las dos y tan importante, sentí un deseo enorme de quedarme en aquel lugar para siempre. Creo que aquel día reconocí algo mucho más bello que nuestro precioso traje blanco y nuestra pureza de alma. 
Reconocí a nuestro Dios y Señor. 
A ti, pienso, que también te marcó.


+Capuchino de Silos


.


sábado, 1 de julio de 2017

Esas gracias...




Esas últimas palabras llegaron a mí con claridad luminosa y un ardor convertido en ternura.
Sí, dije yo. Esas gracias producen algunas veces, un gran descanso y amor; amor en retiro monacal; otras veces alumbran el ingenio; otras, una gran alegría; otras, abren las fuentes de los ojos que emanan aguas dulces de las fuentes del Señor; así, tantas y tantas gracias que gustan tanto que uno no puede resistir de emoción. Parece como si despertases de un bello sueño muy placentero. Si se comparasen con otros tiempos, estos, parecieran que fuesen muertos o manchados con trazas de carbón.
¿Te acordarás retener lo que te voy a decir? Me miró como si recordase algo importante.
Cuando sople ese aliento del Espíritu Santo, encendido con el amor de nuestro Dios deberíamos tener presente cuatro cosas. Cuando leí lo que te voy a decir se me quedó grabado para siempre.
Hay que formar muy bien las aficiones, limpiar las vivencias diarias, pulgar las palabras para que por ellas broten nuevos tallos y filtrar los pensamientos que son los que peores secuelas dejan en el alma.
Hallaremos entonces, muchas imperfecciones en todas nuestras obras, tanto exteriores como interiores que se han de ir depurando. Las intenciones se harán más rectas y las virtudes más refinadas y delicadas. Las palabras al prójimo más amables, y los pensamientos mucho más limpios y puros. Si queremos tener el medio, examinaremos el interior con Dios y el exterior con los hombres. 
Buenos, ¿no? Añadí yo.
Sí, claro. Así dispondremos nuestro entendimiento y nuestra voluntad para con todas nuestras obras; las tendremos presente como un precioso despertar de nuestras emociones diarias repletas de sangre que se cuelan por todos los poros, de calor, como una amenaza persistente en combate, y de luz que romperá el aire sombrío y lúgubre.



+Capuchino de Silos



http://capuchinodesilo.blogspot.com.es/view/flipcard
.