lunes, 9 de mayo de 2016

Entrevista a Benedicto XVI

El 16 de marzo en una rara ocasión, el papa Benedicto XVI habló públicamente, al conceder una entrevista a Avvenire, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, en la que habló de una “profunda crisis de dos caras” con la que la Iglesia se enfrenta a raíz del Concilio Vaticano II. El informe ya ha golpeado la cortesía de Alemania  en el vaticanista Giuseppe Nardi, de la página web de noticias católica alemana katholisches.info.
El papa Benedicto nos recuerda la convicción católica anteriormente indispensable de la posibilidad de la pérdida de la salvación eterna, o que la gente vaya al infierno:
Los misioneros del siglo XVI estaban convencidos de que la persona no bautizada se perdía para siempre. Después del  Concilio [Vaticano II], esta convicción fue definitivamente abandonada. El resultado fue una profunda crisis de dos caras. Sin esta atención a la salvación, la fe pierde su fundamento.
También habla de una “profunda evolución del dogma” con respecto al dogma de que no hay salvación fuera de la Iglesia. Este supuesto cambio del dogma ha llevado, a los ojos del Papa emérito, a una pérdida del fervor misionero en la Iglesia – ” se eliminó cualquier motivación para un compromiso misionero futuro”.
El papa Benedicto hace la pregunta penetrante que surgió después de este cambio palpable de la actitud de la Iglesia: “¿Para qué tratar de convencer a la gente a aceptar la fe cristiana cuando se pueden salvar incluso sin ella?”
En cuanto a las otras consecuencias de esta nueva actitud de la Iglesia, los católicos mismos, en los ojos de Benedicto, están  menos unidos a su fe: Si existen  aquellos que pueden salvar sus almas con otros medios, “¿para qué los cristianos se sujetan a la necesidad de la fe cristiana y su moral?”, preguntó el Papa. Y concluye: “Pero si la fe y la salvación no son más interdependientes, incluso la fe se vuelve menos motivante”.
El papa Benedicto también refuta tanto la idea del “cristiano anónimo” desarrollada por Karl Rahner, así como la idea indiferentista de que todas las religiones son igualmente valiosas y útiles para alcanzar la vida eterna.
“Incluso menos aceptable es la solución propuesta por las teorías pluralistas de la religión, para lo cual todas las religiones, cada una a su manera, serían vías de salvación y, en este sentido, debe considerarse equivalente en sus efectos”, dijo. En este contexto, también alude a las ideas de exploración del ahora fallecido cardenal jesuita, Henri de Lubac, sobre supuestamente “sustituciones vicarias” de Cristo que ahora tienen que ser nuevamente “reflexionadas”.
Con respecto a la relación del hombre con la tecnología y el amor, el papa Benedicto nos recuerda la importancia del afecto humano  diciendo que el hombre todavía anhela en su corazón “que el buen samaritano venga en su ayuda”.
Y continúa: “En la dureza del mundo de la tecnología – en el que los sentimientos no cuentan más – la esperanza de un amor salvador crece, un amor que se da libre y generosamente”.
Benedicto también recuerda a su audiencia que: “La Iglesia no está hecha a uno mismo, que fue creada por Dios y se forma continuamente por Él. Esto se manifiesta en los sacramentos, sobre todo en el del bautismo: entro en la Iglesia, no por un acto burocrático, sino con la ayuda de este sacramento”.  Benedicto también insiste en que, siempre, “necesitamos la gracia y el perdón”.



+&