sábado, 27 de febrero de 2016

La devoción y la caridad




La caridad y la devoción sólo se diferencian entre
sí como la llama y el fuego; pues siendo la caridad
un fuego espiritual, cuando está bien encendida se
llama devoción, de manera que la devoción nada
añade al fuego de la caridad, fuera de la llama
que hace a la caridad pronta, activa y diligente
no sólo en la observancia de los mandamientos de
Dios, sino también en la práctica de los consejos
y de las inspiraciones celestiales.


+S. Fcº de Sales




'