domingo, 31 de mayo de 2015

A Dios gracias



Días que no se encuentra el rostro que tanto se ansía. Los días pasan de un extremo a otro frecuentemente cambiando el alivio por el ahogo. Esos días que pueden ser ganancias de consuelo para un futuro. ¡Quién sabe! Todo es misterio
Qué fácil sería tomarse una pastillita para quitarse las moscas de encima y que no se pudiesen posar  ni siquiera en el pelo. ¡Qué fácil sería que no nos doliesen las dificultades que el mundo nos ofrece cada día! Pero las pastillas no sirven para ello. El sufrimiento pasa por el alma como pasan también los días cargados de belleza y respiro. 
Lo que nunca se oculta es la gracia que siempre permanece. A Dios gracias.




+Capuchino de Silos





'

martes, 19 de mayo de 2015

Ahora...y siempre



Antes de que llegue el sueño, cuando alcance ya la noche, deseo darte las gracias por las tantas que en mí dejaste sin que mereciera nada.
Me estoy dando cuenta que es celoso, muy celoso; me quiere solo para sí.  Me quiere dispuesta,  reservada, humilde y muy cuidadosa con sus cosas. Además no puedo ocultarle nada. ¡Y es muy exigente! Tampoco me deja que agrade a otros un poco más. Lo quiere todo para sí. A veces, cuando me distraigo se aparta de mí para que lo desee con más fuerza y lo busque con impaciencia.
Oh Dios mío hazme merecedora de poderlo tener muy cerquita.
¡Son cosas del amor!


+Capuchino de Silos



'

lunes, 11 de mayo de 2015

Muchas preguntas



Se acerca la Ascensión del Señor y qué difícil se me hace pensar hoy en el Cielo.
No sé si habré utilizado bien la bondad a lo largo de mis años para merecerme tan preciado y maravilloso regalo.
No sé cómo será ese encuentro cuando mi alma se haya separado del cuerpo y se presente sola ante el Altísimo.
No sé si podré tener allí un pequeñísimo lugar aunque sólo sea un mínimo rinconcito.
Me da por pensar: es miedo lo que siento; pero por ninguna causa quiero cambiar el sentido de ese último momento que me llegará más tarde o más temprano.
Hoy, por mucho que busco, no encuentro el rostro misericordioso de mi Señor.


+Capuchino de Silos 



'

viernes, 8 de mayo de 2015

Florido mayo




¿Por qué no dejaste que siguiera mi antiguo rumbo?
¡Claro que sé de donde parte todo! Muchas veces pienso que lo mejor que ocurre es... eso: lo que ocurre; por eso mismo quiero serte fiel hasta el final de mis días. Quiero ser como una fina y delicada amante que se olvida del dolor y lo estrecha contra su pecho como una pena de amor. Por lo menos esconderlo y estrecharlo para sí; me parece tan bello como un hermoso poema en forma de invisibles flores que vuelan sin apenas ser vistas aunque ahoguen nuestras gargantas; ¡pero el cielo no me hace ningún caso! Eso parece. Sigue pintado de un azul precioso como sin querer saber. En ese instante, mira por donde, entra en juego el Amor poético aliviando el asunto.

+Capuchino de Silos


'  

viernes, 1 de mayo de 2015

Fragmento encontrado.



 “Eloísa niega a casarse con Abelardo. Éstos son los argumentos contados por uno y por otro.

Abelardo lo cuenta así:

Ella me hacía presente nuevamente... que el título de amante, más honroso para mí, ella lo apreciaría mucho más que el de esposa, que quería conservarme mediante el encanto de la ternura y no encadenarme con los lazos del matrimonio.

Eloísa, decepcionada porque Abelardo no comprende lo que es esencial a sus ojos, escribe:

Busqué en vos más que a vos mismo; sois sólo vos, no vuestros bienes, los que amaba. No pensé ni en las condiciones del matrimonio, ni en la viudedad, ni en las satisfacciones, ni en mis deseos personales. Son los vuestros, lo sabéis, los que quise satisfacer con todo empeño. Aunque el nombre de esposa parece más sagrado y lleno de fuerza, para mi corazón fue siempre más suave otro, el de vuestra amante o, incluso, dejadme decirlo, el de vuestra concubina, el de vuestra prostituta. Me parece que cuanto más humilde me hiciera por vos, adquiriría más títulos para vuestro amor y dificultaba menos vuestro glorioso destino.



+&


'