miércoles, 11 de noviembre de 2015

En la gloria de la iglesia.



El mes de noviembre se presta a pensar en la muerte; y en los difuntos; y en tus propios que los tienes más presente en tus rezos un día tras otro.
Pensando en ellos estaba, cuando de repente me vi muerta. Me vi en ese último día de mi vida en el que el Señor me llamaba para presentarme ante Él. Es curioso, no me dio miedo morirme; sin embargo, había una cosa que me entristecía bastante. Me veía muerta pero no quería verme de por vida en un cementerio. ¡No! No quería verme en un cementerio. Oh ¡qué horror!
Ya hace años sembré un ciprés en el jardín de casa por si llegaba el momento; pero no... Nunca me pareció sensato quedarme en ese lugar.  El ciprés creció y creció y está precioso, está  grandioso, subiendo las dos plantas de la casa; pero no. La casa con el tiempo se vendería y a lo mejor me tiraban a un estercolero. ¡Qué sé yo! No era el mejor lugar. No.
Y es que un cementerio es tristísimo; es muy triste de por sí, por eso no quiero ir allí; además, un cementerio es muy gris y el color gris nunca me gustó. Blanco o negro, pero gris, nunca. Había otra cosa: el que visita un cementerio llega sin vida o el que llega con ella, llega llorando acompañando al difunto; y me daba mucha tristeza, ¡mucha! ver el sufrimiento de mi gente que sufriría, digo yo, al separarse de mí. ¡No! Al cementerio: no.
La cosa es que no me veía de esqueleto deslucido durmiendo el sueño de los justos en un lugar tan triste.
Y como soñar no cuesta nada, quise de momento, que me llevasen para siempre a una iglesia.
Una iglesia era un perfecto lugar para quedarme de por vida porque es alegre. En ella hay Misas, bautizos, comuniones, bodas, confesiones, y lo más importante: siempre estás con Dios nuestro Señor.
También había una cosa más: yo no sé dónde voy a ir cuando muera: ¿al Infierno?, espero no ir ni de visita. ¿Al  Purgatorio? ¡Eso es lo más posible!; pero en una iglesia tenía la seguridad de estar con Dios siempre, siempre, siempre, a no ser que se hundiera o la quemasen como antaño, pero iba a estar al lado de Dios gustase o no a San Pedro.
Sería incinerada, eso sí, para no ocupar espacio. El espacio, hoy día cuesta mucho dinero que yo, ahorrado, no dispongo. Tengo un sueldo pequeño mensual que me da mi marido y con él tengo un pequeñito ahorro. Lo entregaría íntegramente y mi sueldo seguiría corriendo a la parroquia mes a mes hasta que muriese el párroco. Eso lo tendría que puntualizar bien en el testamento y con la opinión del cura párroco que, generalmente, es duro de roer.
Tendrían que levantar una loseta, delante del altar del Niño Jesús y cuidadosamente me guardaran en el hoyito; que echaran cemento encima y sólo bastaría terminar el trabajo con una cruz griega si la loseta fuese cuadrada y si rectangular, con cruz latina. Sin más. Así de fácil.
Feliz estaría de pensar que de cuando en cuando alguien al “pisarme” rezara un poquito y yo, mientras tanto, feliz con el Señor en la gloria de la iglesia.




+Capuchino de Silos



'