miércoles, 15 de abril de 2015

La convidada lluvia




El día se presentó casi primaveral y bonito aunque el hombre del tiempo nos había informado que llovería.
Y apareció. Va cayendo despacio como va cayendo la tarde lenta, acogedora como en tarde de invierno con vestidura blanca y plata sobre los campos. Dulcemente va empapando la tierra con sus finas gotas dejándose ver haciendo charcos. Es una cortina preciosa a la que quisiera atrapar para que nunca escapase; los nubarrones, haciéndome caso, se posan estáticos encima de nuestra casa; pero... ha sido sólo un soplo. En unos días ya nada será igual. Asomará el sol abriendo la puerta con su llave dorada y mi sueño dejará de ser blanco y plata para la convidada  lluvia que trae olor a tierra mojada.   


+Capuchino de Silos



'