martes, 20 de enero de 2015

Siempre atiende




Justamente en este pasado Diciembre y aproximadamente en esas mismas fechas cuando desapareció de mi ordenador todo lo que había en el disco duro, aparece mi diario -inesperadamente, todavía no me lo creo- después de dos años perdidos y buscado hasta la saciedad. ¡Bendito mi protector San José! Nunca me abandona. Nunca me abandonó.
El resto lo recuperé a los pocos días porque mi informático es un auténtico 'fiera'.
Curiosamente llevo invocándole para otras cuestiones, pero aquellas oraciones no fueron olvidadas. Éstas de ahora, de ayer, de hoy, de mañana, también serán atendidas. No lo pongo en duda. Lo digo con entera seguridad.

+Capuchino de Silos