domingo, 21 de diciembre de 2014

Haikus de Adviento



Serás mi guía
reparando mis fuerzas,
con tu dulzura.

Nada yo temo.
Por cañadas oscuras
estás conmigo.

Y tus palabras
se llenarán de sueño
en mi morada.

Y de perfume,
el alma me reparas
con tus fragancias.

Sanas las llagas.
Y vendas las heridas
si en mí habitas.

Con mil estrellas
recorres mi refugio.
Misericordia.

Son tus ofrendas
y por la senda recta
toda la vida.


+Capuchino de Silos 






'