sábado, 15 de noviembre de 2014

Hojas verdes.



Cuando llego aquí me parece que nada puedo decir, pero con sólo mirar los árboles del jardín llenos de hojas verdes no creo que estemos en pleno noviembre; un noviembre que va avanzando mirando las estrellas y la altura de un cielo que no parece otoñal. En frente de casa podaron un árbol hace un mes y brotan sus hojas tiernas como en plena primavera; es como si este sol de un noviembre desconocido y de un blanco purísimo, quisiera mostrarnos su mayor tesoro con ese calor de exquisito trato.
El descanso así se hace creativo. Provoca una alegría íntima que paraliza. Hace descansar, tomar fuerzas en medio de cualquier borrasca, te transporta en segundos a un mundo sensible, delicado... y de repente respiras llena de las mejores ideas. Son instantes y destellos que te pertenecen y que durarán para  siempre en un escondite de tu alma.  
Han sido los últimos momentos de mi vida hasta ahora  en unión de un Cielo bellísimo.

+Capuchino de Silos 



'