jueves, 8 de mayo de 2014

Vuelve la primavera


Mis golondrinas han vuelto a anidar con la misma alegría de ayer.
La lavanda ha despuntado sus primeras flores lilas, y espero, inclinada y ansiosa, que nazca mi propia primavera.
He abierto mi casa ofreciéndole un pequeño regalo. Es lo que tengo.
Mi alma, desbordada, camina junto a sus pasos sin verlo pero lo encuentro después de mucho andar. Allí está, detrás de las oscuridades espesas del bosque, donde siempre hallo nuevos destellos de luz, aunque a veces, distraída, no logro encontrarlo en tantos días de espera y búsqueda.
Mi deseo no es otro que hallarlo...y la luz se diluye haciéndose mucho mayor...y llega la oración que lo invade todo porque Él se encuentra en aquella luz.
Y yo con un insignificante regalo.
A cambio, me lo da todo.


+Capuchino de Silos





'