lunes, 17 de febrero de 2014

Encuentro



En lo más hondo y oculto, se descubre ese paisaje donde el Alba pone color y música  al que camina sobre su naturaleza.

Es donde se abre un cielo que aísla del resto del mundo y se reconoce el aliento de Dios que invita a contemplar las bondades que en nuestro mundo escasean. Ese aliento que se acaricia al instante, para hacerlo nuestro o quedarnos con él para toda la vida.

Un paisaje por el que te dejas llevar para llegar a ese otro más seguro, más bello, más luminoso y celestial.

Allí se puede contemplar el más claro y limpio paraje en la más pura intimidad llena de velados secretos que laten dejándose sentir. Se necesita de ese aliento, de ese latir, de ese rumor que va dejando hermosas huellas en lo más escondido y oculto del corazón para que sean vividas sus claridades.

Es el lugar donde la palabra soledad no encuentra hueco y el dolor se deja aparcado para no verlo, para no sentirlo si llamase; él saborea la compañía.

Es el momento del encuentro amoroso que no suelta su mano.


+Capuchino de Silos




'