martes, 14 de enero de 2014

Tengo al ángel


 

En este tiempo que me ha tocado vivir…

Quisiera que la violencia no acune en mi morada matando la virtud.
Que el desasosiego no destruya ni aleje la danza de mis sueños.
Que mis ojos no enrojezcan por el llanto y por los miedos.
Que el dolor no apague el rosa de mi boca.
Que mi alma halle plantaciones perfumadas.

Y…cuando piense en el hoy…

Quisiera un pensamiento
que me hablase de todo lo que hoy mi corazón anhela. 

+Capuchino de Silos 


'

9 comentarios:

  1. Que bonito Capu...este Angel, lo tomo como el de la guarda que todo esto te lo dá a gustar..No lo dudes!

    ResponderEliminar
  2. Que los ángeles te protejan siempre y vallan delante de ti preparando tus caminos!!
    Un abrazo amiga, bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. El nos cuida y protege, aunque no lo veamos...que EL te cuide siempre.
    Me alegro de poder entrar en tu lindo espacio.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El Bien, tu corazón anhela el Bien y el descanso en él. Confianza debemos tener y esperanza en que el Bien está por encima de todo infortunio y mala ventura. Confiemos en su Amor infinito.

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo Capuchina! Eso te lo va a dar tú angelito de la guarda, que nunca nos desampara.

    Feliz año!

    ResponderEliminar
  6. Su brazo es escudo y armadura...

    No temerás el espanto nocturno...

    A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos...

    Son frases del salmo 90, que habla de lo que tú tan bien expresas, ese anhelo de descansar en el Señor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. por cierto el angel que has dibujado es precioso.

    ResponderEliminar
  8. Es precioso,como deseo tener esta paz que transmites en tus palabras.Soy muy trasto y nada me sale bien.¿Me dejo mi Angel?.¿Lo deje yo?
    TOÑI

    ResponderEliminar
  9. me permito la licencia de contestarte Toñi, aunque no sea mi blog.
    Querida Toñi, dices que eres trasto... yo también lo soy, no pasa nada. Jesús te quiere igual o quizás incluso más, porque sus preferidos son los pequeños, los que sufren, los enfermos. Si lees los Evangelios, verás que Él siempre busca hacer el bien a aquellos que padecen.
    Si te decides a creer en Él, hallarás la Paz de tu corazón y el gozo más grande.
    Un abrazo

    ResponderEliminar