jueves, 14 de febrero de 2013

Que cada día tome su cruz y me siga





"Salve, cruz vivificante, trofeo invencible de piedad, puerta del paraíso, consuelo de los creyentes, muralla de la Iglesia. Por ti, la corrupción ha sido anonadada, el poder de la muerte disipado y abolido, y somos elevados de la tierra a las cosas celestiales. Tú eres el arma invencible. El adversario de los demonios, la gloria de los mártires, el verdadero ornamento de los santos, la puerta de la salvación.

Salve, cruz del Señor, por quien la humanidad ha sido liberada de la maldición. Tú eres el signo del verdadero gozo. Te veneramos, eres nuestro socorro, la fuerza de los reyes, la firmeza de los justos, la dignidad de los pecadores.

Salve, cruz preciosa, guía de los ciegos, medicina de los enfermos, resurrección de los muertos. Tú nos ha elevado cuando estábamos caídos en el barro. Por ti se acabó la corrupción y floreció la inmortalidad; por ti los mortales hemos sido divinizados, y el demonio fue completamente abatido.

Oh Cristo, hoy nosotros, que somos pecadores, veneramos tu cruz preciosa con nuestros labios indignos. Te cantamos a ti, que has querido ser clavado en ella, y como el ladrón clamamos: “¡Haznos dignos de tu reino!”

+&


'


sábado, 9 de febrero de 2013

El día que fue.




Fue un día para recordar. La Santa Misa preciosa. Comenzó con la procesión, alrededor de la iglesia, con los cirios encendidos recordando cómo María, llevando al Niño en brazos lo presentaba al Señor a los cuarenta días de su nacimiento. Iba a entrar en el templo, por primera vez, el Rey de la gloria.

Pensé que la Virgen había preparado jubilosa su corazón con anterioridad para presentar a su Hijo y ofrecerse ella misma llevando al Niño en brazos  poniendo sus vidas en manos del Altísimo; y ofrecí, mentalmente, yo también, mi pobre corazón con la vela encendida hasta que se fuera consumiendo, porque la luz era símbolo de vida y esa luz significaba que mi amor por Él estaba encendido como aquella velita que irradiaba mucha luz. Luz que ilumina y Verdad que me salvaría de toda oscuridad para seguir estando en vela y participar de esa luz maravillosa que ahora brillaba y brilla, más que nunca, en mi alma. Que quería entregarme al Señor sin condiciones ni límites. Que pronto llegaría la Cuaresma, que faltaban tan sólo días y tendría que poner los preparativos necesarios encima del altar para ofrecérselos al Señor y poder así vivir a tope ese tiempo de entrega.


+Capuchino de Silos


'

jueves, 7 de febrero de 2013

Pablo VI



El Señor es mi Pastor

Cómo desearíamos que se renovara
y fortaleciera en nosotros el amor al silencio
este admirable e indispensable hábito del espíritu
tan necesario para nosotros
que estamos aturdidos por tanto ruido
tanto tumulto
tantas voces
de nuestra ruidosa
y en extremo agitada vida moderna.
Silencio de Nazaret
enséñanos el recogimiento y la interioridad
enséñanos a estar siempre dispuestos a escuchar
las buenas inspiraciones
y la doctrina de los verdaderos maestros.
Enséñanos la necesidad y el valor de una conveniente formación
del estudio
de la meditación
de una vida interior intensa
de la oración personal que solo Dios ve.
Pablo VI


'

sábado, 2 de febrero de 2013

Con luz interior.



Acabo de encender el ordenador y me encuentro con ésta preciosa ventana llena de gitanillas en flor como si la primavera hubiese hecho su entrada triunfante. También se ve una pequeñita luminaria que luce muy sutilmente en el interior de la habitación. Sí, se deja ver, muy tenue, una pequeña lucecita detrás de los cristales. Leve y pequeñita luz.

No hay otra cosa que me pueda gustar más que encontrar una ventana cerrada con ese tipo de luz interior. ¡Uf! Me encanta.

Siempre, siempre, en algún lugar, de no se sabe dónde, hay una ventanita con esa pequeñita llama que, también a mí, me enciende por dentro y no apago porque no hace otra cosa que sugerirme cientos de historias; historias que nacen del asombro y la belleza; y esa ventana y esa luz me sugieren muchas.

Es la serenidad, es la placidez, es la armonía muda, silenciosa...


+Capuchino de Silos


'