viernes, 22 de noviembre de 2013

Flores en la ventana



Toda la naturaleza está perfectamente planteada, dibujada y modelada para que podamos gozar de ella y nos sirva de recreo. Llega a tal grado su perfección que no tiene límites; hasta en las cosas más diminutas, más invisibles, más etéreas; aquellas que se nos escapan, aquellas que ni siquiera apreciamos, aquellas que no se ven, pero que existen, que están; y están aún estando ocultísimas.

En todas las cosas creadas en el universo hay orden, belleza, equilibrio; tanta, que a veces nos supera y nos sorprende. Todo, absolutamente todo lo creado, está dispuesto con un amor infinito y prodigioso. Hasta el ser humano ha sido dotado de cualidades para que, curiosamente, cuando el amor lo considere, el resultado pueda dotar de hermosura cuanto haga aunque fuese sin ese alto grado de perfección celestial: quedaría dispuesto, automáticamente, porque sería la voluntad y el amor, sobre todas las cosas, la que dominaría la fantasía según le viniese en gana.

+Capuchino de Silos

'

3 comentarios:

  1. Buenos días Capuchina.
    ¿Es tuyo? magn´çifica reflexión.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Así es, todo lo creado resulta excepcional, y pienso que está hecho al milímetro. Al igual que en el comentario de Charo, pienso que la naturaleza, en muchas ocasiones, ha dejado su huella de una forma dolorosa. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  3. la vida como la naturaleza nos muestra y despliega a diario toda su belleza frente a nuestros ojos, acaso somos capaces de verlo?, a veces nos olvidamos de mirar toda la maravilla que tenemos a nuestro alrededor y nos centramos en una rutinaria trivialidad. Saludos! me ha encantado tu post

    ResponderEliminar