martes, 8 de octubre de 2013

Duro silencio



Retomo el teclado entre mis dedos para romper un duro silencio. Un silencio que va llenando por completo la vasija de mi alma de llanto sin lágrimas, tristeza con sonrisa desdibujada y un dolor que cada minuto entrego.

Se prepara una gran fiesta en el cielo para recibir a Paco; nuestro querido y buen amigo Paco que se va echando un poco más cada día en los brazos de su Amada a la que ha querido con toda su alma. Allí arriba lo recibirá el mismísimo Dios acompañado de multitud de ángeles y santos porque él ha sido un hombre muy, pero que muy bueno.
David, otro buen y querido amigo, ha sido tocado por “Goliat” y se prepara para luchar contra él en un durísimo combate.
El piano de Ramón se irá enmudeciendo. Sus últimos conciertos se están oyendo en estos días en su última gira pianística. Todavía recibe imágenes del teclado. Más adelante la música de Brahms, Beethoven, Schumann y tantos otros,  la escuchará con sordina en su corazón y podrá leer sus partituras con los ojos del alma.
José Manuel: recuerdo aquellos preciosos años... también, en poco tiempo, enmudecerá su piano.
Carlos, ¿podrás sentarte al piano con esa sola pierna que te han dejado?
... así podría seguir contando.  Es tremendo ¿no?
Hoy pido refuerzo, súplicas, ruegos, rezos.
No sé qué decir. No tengo palabras.


+Capuchino de Silos


http://www.capuchinodesilo.blogspot.com.es/view/flipcard 



'

8 comentarios:

  1. Querida Capuchina he estado ausente un tiempo,pero me he acordado mucho
    de ti, siempre te llevo en mi corazón.Es normal tus sentimientos,
    el tiempo pasa, y con el todo, pero queda una huella que jamás se borrará. Es muy duro,pero nosotras
    lo vemos con los ojos de Dios que nada termina, se transforma...
    pronto estaremos todos en el Paraíso alabando a Dios con nuestros instrumentos, con todo lo que hemos sido en la tierra.
    Un abrazo muy fuerte. Unidas en oración.Dios y la Virgen te bendigan.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, en silencio me uno a tus oraciones, Dios los bendiga.
    Te abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
  3. Cuando marcha alguien querido, es como si nos quedáramos sin esa persona para siempre, pero no es así, pronto volveremos a verles, pletóricos de vida y llenos de gozo.
    Me uno a tus oraciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Comprendo y comparto ese estremecimiento ante el dolor y la muerte, no abstractos, sino de aquellos a quienes queremos, a quienes vivimos personalmente. Y también, a menudo, siento incomprensión. Pero, por algún motivo, la esperanza nunca se apaga. Hay algo en ese hambre de perdurabilidad que llevamos dentro que me dice que tiene que haber algo más; que si tengo sed es porque existe el agua, aunque carezca de ella. Si hay trascendencia, todo tiene sentido; de lo contrario, todo fue absurdo desde el principio. El sentido existe...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cada persona que se cruza en nuestro camino, nos deja un pedacito de si.
    Que nunca los olvidemos en nuestras oraciones.
    Gracias amiga por compartirnos tus sentimientos.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  6. Capuchino....es que sin remediarlo te vas tu un poquito con ellos...y eso es "morir" también.... No te aflijas...en el cielo me consta que hay música...mucha buena música..y los pianistas disfrutaremos muchísimo...Animo y ya sabes que están todos ellos en mis oraciones...esta tarde tengo celebración..no los olvido....un beso

    ResponderEliminar
  7. “En medio de las peores enfermedades puede hacerse la mejor oración”

    Santa Teresa de Ávila

    ResponderEliminar
  8. Siempre las despedidas son tristísimas nos cuesta mucho despedirnos de una persona que queremos,con el paso de los días vemos que no se van,se quedan para siempre en nuestras vidas.Me uno a tus oraciones.Un abrazo.

    TOÑI

    ResponderEliminar