lunes, 30 de septiembre de 2013

Hermosa balada




Siempre me digo que debería ver la vida como una hermosa balada; una hermosa balada que generara un bello paisaje para meditar en él y hundirme en él.
Nada mejor para eso que la madre naturaleza y...verla como mi mejor compañera. Ella evoca siempre un pasado feliz porque está perfectamente planteada, dibujada y modelada para que pueda gozar de ella y para que me sirva de recreo; su futuro, se adivina igualmente feliz porque llega a tal grado su perfección que no tiene límites; hasta en las cosas más diminutas, más invisibles, más etéreas; aquellas que se escapan, aquellas que ni siquiera aprecio, aquellas que no veo, pero que existen; que están, y que están aún estando ocultísimas. En todas las cosas creadas en el universo, hay orden, belleza, equilibrio para que pueda oír esa balada que, sin cansarse, me va dejando todo su aliento; tanto, que a veces me supera y me sorprende con su mejor melodía. ¡Hay tanta!

Mientras tanto, los ojos del pintor, allí perdido en algún lugar, se asombran ante el mundo y envuelve de colores todo su pudor; y va copiando la música que con fuerza estalla en su interior. En voz baja y muy tímidamente; haciendo que la luz nazca suavemente de la sombra y describiendo cada uno de los versos de ésta hermosa y sonora melodía.
Es curioso, pero en toda la naturaleza abundan las alegorías, me digo.
Y me río porque en esto de la pintura viven unos monstruos deliciosos que mientras escribo me contemplan muy serios. Será porque no cojo un pincel desde la primavera.
Otro día sigo y, como está lloviendo, no me quiero perder la preciosa danza de la lluvia con su música.
 
+Capuchino de Silos

http://www.capuchinodesilo.blogspot.com.es/view/flipcard 


'