jueves, 5 de septiembre de 2013

El mar siempre conmigo



Ya mis ojos no miran ni se van al mar cuando me levanto. He llegado a la Sevilla de siempre con, todavía, espíritu de verano; pero ese mar inmenso y grandioso me lo he traído escondido en la retina con el mismo poder mágico.

Ya hoy amanece como mucho antes, con el mismo color vaporoso que oculta el azul más allá de las pequeñas nubes que diviso en mi ventana. 

Ya el amanecer no es tan fresco como aquel, pero sigue  
manteniendo el secreto del cambio de temple que tendrá a lo largo del día hasta que el mundo se vaya durmiendo. 

Ya lo guardo para mí, lo protejo celosamente en mi recuerdo  para que nadie pueda cambiarlo. Aquí, dentro, muy dentro, me lo vuelve a entregar como si no hubiese pasado el tiempo.

Ya me espera otro sol, otro color, otro secreto. 

Mientras, Él, mi Señor, mi Dios, me sigue esperando esté dónde esté. 

+Capuchino de Silos 


http://www.capuchinodesilo.blogspot.com.es/view/flipcard 




'