domingo, 15 de septiembre de 2013

Conversaciones



Hace unos días hablaba con esa amiga mía del alma, a la que tanto quiero, de la pureza del alma y de cómo poder mantener ese maravilloso manantial del espíritu puro y limpio para que de su interior cualquiera pudiese beber cuando fuese necesario; que merecía la pena, le decía, un pequeño esfuerzo por conservar sus aguas siempre limpias e inmaculadas. Guarda tu corazón más que toda otra cosa, porque de él brotan los manantiales de la vida”, le decía que decía el proverbio.Que debíamos vivir con entera delicadeza y desechar hasta el más ínfimo “bichito” para que no pudiese enturbiar el agua de nuestro precioso manantial. Que siempre mantuviésemos sus aguas con esa calidez y clima de verdadera mejora defendiéndolas de cualquier impureza. Que conservarla limpia y pura significaba cuidar su propio estado y vigilarla muy de cerca para que nada y nadie pudiese hacer ninguna mezcla en ella que pudiese ensuciarla. Que nuestro deseo debiera ser siempre ese. Poder conservar nuestra fuente pura y cristalina con el agua más que limpia, ¡limpísima! Ponerle, si hacía falta, un filtro; un filtro que no dejase pasar el más mínimo germen.
¡Qué alegría! ¿No? Poner un gran empeño en algo que iba a requerir mucha atención, mucho sueño, mucho cariño. También, por qué no, mucho esfuerzo en algo tan bello como nuestra más preciada y amada fuente de amor.
Ella me miraba en silencio, callada y sin parpadear. De repente, levantó suavemente la mirada y dio gracias por ésta y tantas buenas y largas parrafadas, por un verano tan lleno, por tantos y tan plenos momentos vividos, por tener un hogar tan dulce, por poder comentar cuánto nos gusta el aire, por amar la pureza del alma, por la naturaleza, por sus manantiales; y porque muy pronto, amiga mía, me decía, el otoño cuajaría de colores sus árboles, ese otoño que tanto nos gustaba, que todo se llenaría de luces y de sombras, de alegría y de gozo porque tras el otoño llegaría lo más deseado: el invierno.

+Capuchino de Silos

ww.capuchinodesilo.blogspot.com.es/view/flipcard 


'