miércoles, 3 de julio de 2013

Oh mi buen Dios




El día ya se está yendo.
Ya se aleja.
Ya no se ve.
Ya no se escucha.
Ya se va para siempre.

Y se va entregándose al sueño;
al sueño eterno entre sombras y soplos de noche cerrada.
Su figura se hace frágil, sombría, con quebradizas plegarias, con serenas cadencias en sus recuerdos.
Alargar el día quiere, pararlo. Hilar y tejer otro muy diferente manto que pueda llegar a los espíritus celestes.

Pero ese día ya se ha ido, ya no vuelve.
Y hasta el cielo llegará de nuevo mi pregunta...
...y yo por ti ¿qué he hecho?

+Capuchino de Silos


'