domingo, 31 de marzo de 2013

Todo es renacimiento




La primavera es pura generosidad, es el derroche de color hecho aroma, es la amabilidad y la distinción de la belleza que se viste con sus mejores galas. Se distingue deslumbrando.
Ella florece a pesar del frio, como este año, a pesar de la lluvia, huyendo de los charcos; no le importa que el aire peine sus flores porque todo lo envuelve con su perfume. Cualquier cosa le favorece. Florece espléndida sabiéndose siempre bella.

Y, en estos días, cuando la primavera entraba triunfante, el Señor revivía con ella; y ella se perfumaba y se vestía adornándose para poder cubrir el cuerpo del Señor con su espiritual esencia hecha bálsamo de Dios. No quería que jamás le faltase; mucho menos en estos pasados días de su pasión, y mucho más, en este radiante día de su Resurrección y Vida.

Dios, a nosotros, nos regaló su renacer para que pudiésemos salvarnos y nos regaló, también, el universo entero para que nos sirviera de sendero y pudiésemos acercarnos al Él con la esperanza santa de tenerlo más cerca cada día, en todo momento, en todo lugar, en toda nuestra vida para que pudiésemos alcanzar ese su maravilloso Reino lleno de Amor y Vida.



+Capuchino de Silos


'