sábado, 12 de enero de 2013

El día de hoy




El día de hoy me lleva a salir de casa.

Es un día cargado de luz, luz blanquísima que lo ilumina todo, que lo hace  apacible y sereno con la calidez rozando la cara para saborear los minutos sin mirar el paso del tiempo que llevo en mi muñeca.

Sin darme cuenta llega la fantasía de mis sueños y me dejo caer en sus brazos sin brasero, sin nubes que acechen lluvia, porque aunque enero sea un mes lluvioso y frio, espero al Sol que viene a avivar el fuego, que a veces, no consuela.

Es un mes de un sol entre nubes y lluvia; pero hoy, el aire es cada vez más cálido, más blanco, oliendo a calor de chimenea con labor de punto o un libro entre las manos.

En el regreso, al atardecer, el aire se vuelve más frio, más añil, más malva, más manso; todo, se refleja en las paredes del jardín de la casa; celosamente lo guardo en mi pensamiento como la calidez de la invernal y blanca mañana, mientras mi espíritu, que nunca permanece inmóvil, sigue atravesando los mismos pasadizos de siempre buscando el descanso del cuerpo y del alma.

+Capuchino de Silos

'