lunes, 10 de septiembre de 2012

Vuelve a ser lunes


Casi el último regalo que he recibido ha sido volver a casa, a la casa de siempre, a la casa donde puedo ver pasar el otoño y el invierno oliendo a chimenea porque me gusta todo lo que rodea ese tiempo. Siempre le pongo un barniz de entusiasmo y lirismo y muy pronto podré saborear las tardes de brasero y lluvia; pronto, también, el mar se volverá plomizo y enfadado y lloverá sobre él sin que yo ya pueda verlo; allí, atrás, allí quedó con todo su maravilloso mundo.
Hoy vuelve a ser lunes. A mí todos los días me parecen lunes, lunes luminosos de puro agotamiento porque es una delicia volver al trabajo de siempre.
Y...comienzo el día pronunciando muy bajito a los pies del Señor que se haga su voluntad siempre, que si es para mejorar cuando Él quiera, pero para empeorar, ¡no, por favor!

+Capuchino de Silos


'