jueves, 12 de julio de 2012

Entre libros


Pienso que lo que escribo, haga frio o calor, es un pedacito que vive en mí, que es lo que siento en ese momento en el que las letras se va depositando una tras otra. Algunas veces podrían gritar a pleno pulmón, otras, sin embargo, deberían quedar secretamente guardadas en el más profundo rincón sin salir a la luz, pero ellas caminan y caminan dejando sin complejos que los dedos caprichosamente se abandonen llevando en sus brazos ese pensamiento que es, en realidad, el hilo más directo que viene del corazón.
Lo que hago es, completar con letras ese momento, ese espacio en blanco que vive vacío, que me espera, que está hecho, por lo visto, para que yo lo llene. Unas veces escribiendo, otras dibujando, otras pintando, otras cocinando y la más de las veces pidiendo al cielo alguna cosa especial.
Amo nuestra lengua, me fascina el olor de los libros, las tapas que han sido usadas y viejas, su liturgia. Amo todo lo que me rodea y vivo como si fuese el último minuto de mi vida y siempre me sorprendo cuando voy apurando los libros que caen en mis manos, pasando la última página para empezar otra.

+Capuchino de Silos


'