miércoles, 30 de mayo de 2012

Se nos va el mes de las flores


Mayo es el mes más bello creado por Dios, posiblemente, para dedicárselo a su Madre a quien tanto ama.

No quisiera que se me fuese el mes sin dirigirme a Ella y agradecerle lo mucho que nos ha dado.

“María es prudente: pongámoslo todo en sus manos; ella sabrá disponer de nosotros y de cuanto nos pertenece para mayor gloria de Dios.
María es caritativa: nos ama como a hijos y servidores suyos; ofrezcámosle todo; nada perderemos en ello, ya que todo lo hará redundar en provecho nuestro.
María es generosa; devuelve más de lo que se le confía; démosle cuanto poseemos, sin reserva alguna, y recibiremos el ciento por uno.
María es poderosa; nadie puede arrebatarle lo que se le ha confiado en custodia; pongámonos en sus manos, que ella nos defenderá y con su ayuda saldremos victoriosos de todos nuestros enemigos.
María es fiel: no se le extravía ni pierde nada del depósito que se le confía. Es por excelencia la Virgen fiel a Dios y fiel a los hombres. Guardó y conservó fielmente todo lo que Dios le confió, sin perder una partícula, y sigue custodiando con especial esmero a todos aquellos que se hallan por completo bajo su protección y tutela.
Confiemos, pues, todas nuestras cosas a su fidelidad”
+Luis María Grignion de Montfort
¡Gracias, Madre mía, por todo!



'