lunes, 14 de mayo de 2012

Olor a gloria


Allí, en lo más bajo y en lo más profundo lo busco recordando a San Juan de la Cruz:
 “¿Qué más quieres, ¡oh alma!, y qué más buscas fuera de ti, pues dentro de ti tienes tus riquezas, tus deleites, tu satisfacción, tu Amado, a quien desea y busca tu alma? Gózate y alégrate en tu interior recogimiento con él, pues le tienes tan cerca“.
Siento esa necesidad de recoger mi espíritu para tratarlo, para estar con Él, para hablarle; y al recibir de regalo el olor de la hierba fresca recién cortada que trae los primeros sabores del verano, me digo que no para de amarme, que me enseña su amor con solo percibir o poner atención en cualquiera de mis sentidos; es mi alma la que se convierte en esos instantes en un pequeño paraíso flotante lo más cercano al cielo; y la luz blanca con el brillo especial del Sur se abre en la mañana derramando la gracia del Espíritu.


Capuchino de Silos



'