viernes, 25 de mayo de 2012

El verano es color esperanza



Cuando el alma sabe que hemos sido creados para el Cielo no se detiene y es capaz de atravesar montes, praderas, mares y ríos con los ojos fijos en él con tal de alcanzarlo. Y con esa esperanza tan poderosa, vuelo dispuesta hacia las estrellas. Ellas me avisan entre guiños para distraerme, pero yo sigo el camino recibiendo la ayuda para poder alcanzarlo.
Y es el deseo el que me hace viajar a mundos escondidos y secretos; y escucho los primeros acordes de una sinfonía compuestas por ángeles que me invitan a visitar ese lugar tantas veces fantaseado en mis sueños.
El pensamiento puesto allí me ayuda a superar momentos dificultosos y deseo intensamente su premio.
El calor y el gozo de la virtud me hacen recordar el verano; un verano que llega de hojas todas verdes del mismo color que mi deseo. Lo musito en silencio, en la penumbra, y a la vela que arde en el sagrario. 

 
+Capuchino de Silos



'