miércoles, 9 de mayo de 2012

Él es eterno


...y se eternizará y la Iglesia jamás perecerá.

Y yo lo tendré junto a mí pase lo que pase hasta en los momentos de más oscuridad y ceguera.
Y recibiré su calor, su ayuda, su apoyo, y así mi barca no conseguirá hacer aguas, ni logrará zozobrar porque lo tendré conmigo, estará a mi lado y ni el viento ni nada en el mundo podrá con ella.
Mi amor no se enfriará por mucho que las olas aumenten. Él, a cambio, sólo me pedirá una cosa: que tenga confianza y sea constante y firme hasta el final del trayecto.
La duda y la incertidumbre aparecerán si disminuyese mi fe, pero Él hará que ella no se debilite jamás. Al contrario: ¡que la haga aumentar cada día! Sé que nunca se apartará de mi lado.


Capuchino de Silos
 
'