viernes, 29 de abril de 2011

A María



De naturaleza, rabiosamente azul como el cielo.
Sabían a primavera amable de suave brisa. 
Sabían a tardes celestes, a césped recién cortado y a risas de niños.
Pinceladas luminosas caían lentamente hacia el ángelus. 
Celeste era también la oración que te llegaba de mis labios y más allá de ellos.
De mañana, azul Jacinto de casi añil con rocío de la noche que danzaban al son del viento entre sus verdes hojas a nuestro paso a misa. 
Aleluya, aleluya, se cantaba al concluirse.
Mi paz también era azul y toda ella venía hacia mí para compartirla.
También eran azules, como los plumbagos, todas mis intenciones a María.

+C.

'

miércoles, 27 de abril de 2011

De la muerte a la vida‏



Jessica Council sintió las primeras molestias en la garganta en agosto del año pasado. Fue a ver el médico. Tras revisar dos veces a su paciente, declaró que no había por qué alarmarse. Pero el 22 de noviembre tuvo que ingresar al hospital por insuficiencia respiratoria. Al día siguiente, los médicos le dieron dos noticias: tenía cáncer y estaba esperando un hijo.

Mientras su esposo Clint experimentó «todas las emociones que puedas imaginarte... excepto gozo», la reacción de Jessica fue de «una mezcla de miedo y sorpresa», pensando que la amenaza recaía también en el bebé que estaba esperando.

El 25 de noviembre el hospital ofreció a la pareja la posibilidad de abortar, pero «nunca fue una opción. Eso es como el blanco y el negro». Pero ¿y los tratamientos para el cáncer? Jessica se giró hacia Clint y se negó en rotundo aceptar la quimioterapia.

Los días pasaban y en el tercer trimestre los doctores volvieron a la carga: el niño está ya casi desarrollado, se podría hacer una quimioterapia... Jessica no lo dudó: la vida del niño era más importante.

«Ella sabía que de todas maneras iba a morir -dice Clint-. No me lo confió sino hasta casi el día de su muerte... pero creo que ella lo sabía y que por eso debía darle al bebé todas las posibilidades que ella pudiese». Y aunque probaron otro tipo de métodos menos ofensivos, el cáncer no cejó en su avance.

La noche del 5 de febrero, Jessica se fue a dormir con un fuerte dolor de cabeza y nauseas... y ya no se levantó. Al día siguiente, el hospital dio su veredicto: muerte cerebral.

Y entonces sucedió un pequeño milagro. Los doctores pensaban que Jessica estaba embarazada de 25 semanas, pero tras su muerte comprobaron que el embarazo sólo contaba con veintitrés semanas y media, fecha límite para sacar al bebé y ponerlo en una incubadora. ¿Coincidencia?

«Yo sólo puedo agradecer a Dios por eso, pues Jessica murió justo cuando el bebé pudo vivir fuera de su vientre», dice un emocionado Clint en la entrevista.

Y hablando de Clint, ¿cómo vivió él todo este momento? «Algunas veces es más fácil ser generoso cuando te suceden a ti las cosas, pero es muy difícil serlo cuando pierdes a quien tú más amas [...] Y siendo muy sincero, debo decir que durante el primer mes tras la muerte de mi esposa no podía abrir mi Biblia o rezar». No le fue fácil.

Ahora ha superado ya ese paso... pero aún debe llorar más a su mujer. Y, sin embargo, se empieza a ver luz en el camino.

«Amigos míos, Dios debe ser alabado. No dudéis de Dios; no os enojéis con Él por mí. He sido un privilegiado por haber tenido una esposa tan llena de amor al Padre. Alegraos conmigo. Dios ha bendecido a Jessica para llevársela a un lugar de perfecta paz y sin dolor. Debo ser agradecido por el tiempo que estuve con ella más que demostrar ingratitud por las cosas que nunca hicimos juntos».

No sé a ustedes, pero para mí el domingo de Resurrección de este año se me presenta de un color distinto. Jessica Council me ha demostrado cómo, de su muerte -heroica, generosa, materna-, ha brotado la vida en todo su esplendor. No, ella no ha muerto. Vive en los ojos cálidos de su hijo recién nacido; vive en la esperanza inquebrantable de su marido; y, sobre todo, vive, junto con su Señor Resucitado, en la Eternidad. 

Autor: Juan Antonio Ruiz J.

+&.


http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com




'

domingo, 24 de abril de 2011

¡Aleluya, el Señor ha resucitado!



"Señora de la Pascua, Señora de la Cruz y de la Esperanza.
Señora del Viernes y del Domingo.
Señora de la noche y de la mañana.
Señora de todas las partidas, porque eres la Señora del "tránsito" o de la Pascua.
Escúchanos:
Hoy queremos decirte "muchas gracias".
Muchas gracias, Señora por tu Fiat, por tu completa disponibilidad de "esclava".
Por tu pobreza y tú silencio.
Por tu gozo de las siete espadas.
Por el dolor de todas tus partidas, que fueron dando la paz a tantas almas.
Por haberte quedado con nosotros a pesar del tiempo y la distancia".
Cardenal Pironio


Que esta Pascua de Resurrección del Señor donde el cielo se ha unido con la tierra esperando que Cristo nos lleve hacia Él, ilumine nuestro camino todo el año. Feliz Pascua de Resurrección a todos.

+C


'

sábado, 16 de abril de 2011

jueves, 14 de abril de 2011

La cocina de Capuchino de Silos


        Gazpacho andaluz sevillano para un viernes de Cuaresma.


Cuando el Santo Padre Juan Pablo II vino a Sevilla en 1982 le dieron a probar este plato y quiso llevarse la receta.
Desde entonces se hizo en Vaticano.
Ingredientes:

2 kilos de tomates bien rojos, jugosos y que no sean de pera.
1 pimiento verde.
1 pepino medianito.
2 dientes de ajos grandes o 3 medianos.
1 vaso de los de agua, de aceite de girasol (nunca de oliva).
1 vaso de agua o dos dependiendo del jugo de los tomates.
Sal al gusto.
Vinagre, al gusto.

Realización:

Se pica y se tritura todo muy bien, con thermomix o con minipimer hasta obtener una crema finísima.
Se pasa por el chino (ver foto).

Se compaña, si se quiere, con jamón, huevo, cuadraditos pequeños de pan, uvas, pimientos, tomates y pepinos todo muy picaditos o se toma solo como en la foto.

Se sirve muy, muy frio.



¡¡¡Buen provecho!!!

+Capuchino de Silos


'

domingo, 10 de abril de 2011

El Santo Rosario


Paseaba un día el apóstol Santo Tomás por los jardines del cielo, cuando vio pasar un alma que no resplandecía tanto como las demás... y luego vio otra... y una más... De inmediato fue a reclamarle a San Pedro...
Oye, Pedro, ¿por qué andan por ahí algunas almas que luego se ve que no tienen tantas cualidades y virtudes como las demás? Pedro le contestó un tanto nervioso, ya que Tomás era capaz de armarle un escándalo que hasta el puesto le podía costar. ¿Dime por dónde, Tomás? Por todos lados, indicó él quejoso. Vamos a ver -dijo Pedro-, y saliendo de la portería se dirigieron a los jardines.



En efecto, por doquier se veían almas que no resplandecían tanto. Sin embargo se veían felices de estar ahí.


Pues mira, esos no han pasado por la puerta. Yo no los hubiera dejado entrar... puntualizó Pedro. Pues entonces aquí está pasando algo raro, y más nos vale que investiguemos -dijo con determinación Tomás, el cual necesitaba ver el origen de la situación. Decidieron recorrer las vallas del Paraíso, y para su sorpresa encontraron un gran agujero en una de las vallas, la que quedaba más cerca de la Tierra.


¡Caramba! Es por aquí por donde se están colando -dijo con aire triunfal Tomás-. El que hizo esto, lo va a pagar caro con nuestro Dios, que aunque bueno, es muy justo... sentenció Pedro. Se acercaron ambos al agujero, y con sorpresa descubrieron que había atado de ahí un inmenso rosario que llegaba hasta la Tierra, y muchas almas por ahí venían subiendo.


Ambos apóstoles se giraron con cara de sorpresa y consternación... Tras un silencio, Pedro dijo: Ay, María no ha cambiado nada. Desde que la conocí en Caná supe que era de esas personas que no dejan de ayudar... (Jn 2, 1-11) Tomás resignado dijo: Si ni su Hijo se le escapa. ¿Te acuerdas de que no quería hacer el milagro de las bodas de Caná y con una sola mirada de Ella accedió? Pedro concluyó diciendo: Mira, Tomás, tú y yo no hemos visto nada....


¿Vosotros también?, resonó una voz que los sobresaltó... Con cara de asustados se volvieron hacia el Señor y percibieron una grata sonrisa. Él les dijo: "No os preocupéis... Son cosas de Mamá".


&.


http://corazoeucaristicodejesus.blogspot.com/


'

jueves, 7 de abril de 2011

Irradiar a Cristo


Jesús mío, ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que yo vaya, inunda mi alma con tu Espíritu y tu Vida; penetra en todo mi ser y toma posesión de tal manera, que mi vida no sea en adelante sino una irradiación de la tuya.
Quédate en mi corazón con una unión tan íntima, que las almas que tengan contacto con la mía, puedan sentir en mí tu presencia y que, al mirarme, olviden que yo existo y no piensen sino en Ti.
Quédate conmigo. Así podré convertirme en luz para los otros.
Esa luz, oh Jesús, vendrá de Ti; ni uno solo de sus rayos será mío: yo te serviré apenas de instrumento para que Tú ilumines a las almas a través de mí.
Déjame alabarte en la forma que es más agradable, llevando mi lámpara encendida para disipar las sombras en el camino de otras almas.
Déjame predicar tu nombre con palabras o sin ellas… con mi ejemplo, con la fuerza de tu atracción, con la sobrenatural influencia evidentemente del amor que mi corazón siente por Ti”.


Oración escrita por el Beato John Henry Newman


&.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com


'

martes, 5 de abril de 2011

Alcanzando la luna

Fotógrafo profesional y periodista científico, Laurent Laveder creó la serie Moon Games, compuesta por diversas imágenes que muestran personas interactuando con la Luna. Capturando las escenas por un ángulo específico, el artista hace parecer que el satélite está realmente al alcance de las manos de nosotros, que posando para las cámaras del artista, juegan o posan con la taza de café.
Especializado en fotos del cielo, Laveder forma parte del colectivo The World At Night, que reúne a 30 de los mejores astro fotógrafos del planeta.










¿Verdad qué es precioso?

&.


'

sábado, 2 de abril de 2011

...volviéndome diminuta para poder entrar.


Esta es la casita de muñeca que imaginé elaborando uno a uno todos los enseres que hay en ella hace ya muuuuchos años.


Fueron momentos inolvidables, (más de tres meses), los que pasé convirtiéndome en personaje pequeñito recorriendo la casa de arriba abajo para poder entrar equipando toda la casa.


Un día hacía la cama donde descansaría y dormiría mis dulces sueños. Otro, la cómoda donde podría colocar la lencería, la colcha de encajes, la butaca, los cojines, las lámparas con su instalación para darle luz a todos los cuartos, los cuadros, que fueron muchos; así hasta acabar por completo esa habitación y comenzar con otra.


Cada vez que finalizaba un mueble, un cuadro, una cortina, una alfombra, una silla, una mesa, un chinero, un platito con su taza o cualquier otro utensilio, me volvía pequeñita, pequeñita, para poder así entrar en aquel lugar encantado para colocarlo.


Y saltaba de alegría allí dentro de mi fantasía mirando extasiada, arrastrada por mis sueños y viviendo la creación de mi propio cuento donde todos los personajes eran diminutos.

Era genial hacerse pequeñita. Disfrutaba enormemente soñando a ser pequeña para poder leer en aquel sofá o tomarme un chocolate sentada en la cocina escuchando al canario colgado en la ventana.



Cuando salía de aquél pequeño gran espacio y volvía a la realidad, me entristecía porque se acababa la ilusión vivida. Aquél lugar donde todo era cálido único y maravilloso para mí.



 Recuerdo como comencé a darle vida a aquel sueño de madera. Alguien me regaló un piano de cola en miniatura y pensé que había que colocarlo en un lugar para que no se estropease.

Este era el dormitorio con camita de "hierro" y colcha y cojines de encajes.




Colgado en la ventana de la cocina se encuentra Pavaroti, el canario.


Excepto los elementos importantes, el resto los realicé para que la casa tuviese un cuarto de baño bien equipado.



El piano era precioso; sonaba cromático todo él nota a nota.


Y soñé con hacerle una casita adaptada a sus dimensiones para colocarlo en el lugar preferente de aquel delicado ensueño. Le hice un estudio. Un estudio donde también había una mesa de trabajo, dos muebles bibliotecas y una mesita auxiliar con su butaca, aparte de un Van Gogh colgado en la pared Era el lujo de la casa, pues desde el ventanal salías a tomar el sol a la gran terraza.  


Quedó totalmente amueblada y perfilada para que mi pequeño personaje pudiese vivir cómodamente.

...volviéndome diminuta para poder entrar.

+C.


Casita, muebles y fotografías: Capuchino de Silos

'