martes, 22 de noviembre de 2011

Simbiosis del hombre con la naturaleza

César Manrique está unido a Lanzarote por una estela plástica y por un rastro personal y propio, dejando esa huella presentida en el mobiliario y la iluminación, el urbanismo y la arquitectura, en la ambientación y en el diseño. 
La Montaña de Fuego
Piscina de los Jameos del Agua
Todo Lanzarote es perfección, es un enfoque intuitivo de la naturaleza, donde la provocación y agresividad están apartadas de la isla.

Mirador del río
Su casa-estudio, ahora fundación desde su muerte, la diseñó en Teguise. Quizás sea la obra que mejor condense los ideales personales y artísticos de César Manrique. 



 Casa-Fundación de César Manrique
El arquitecto Frei Otto dijo de la casa: “Es algo especial, es única en su género, es enteramente Lanzarote, es totalmente Manrique, es vieja y, sin embargo, nueva: grutas, pasillos, agua, escaleras, luces laterales, desde arriba, desde abajo.”

 Casa-Fundación de César Manrique
Y es verdad. Es totalmente Lanzarote, la Lanzarote soñada por César. Es un lugar delicioso e inesperado. Ha conservado la arquitectura popular y se ha recreado en los elementos más originales de la isla poniendo en diálogo lo insular con lo universal. Es una obra única.

Fotografías: Capuchino de Silos



+Capuchino de Silos


'