miércoles, 30 de noviembre de 2011

La mariposa azul




La historia la he encontrado casualmente.

Muchos, callan; los que asoman, lo hacen de manera veloz, casi obligados y fugaces, y con cuatro palabras casi matan a la mariposa.  Otros, ya no vendrán más, cierran el puño, matan a la mariposa y vuelan en lugar del insecto dejando un rastro amargo.



Ésta es la historia:
"Había una vez un viudo que vivía con sus dos hijitas. Las niñas hacían preguntas que el padre no sabía responder. Deseoso de darles la mejor educación, las envió a casa de un sabio, que sabía todas las respuestas.

Las niñas inventaron una pregunta que el sabio no sabría responder. Una capturó una linda mariposa azul para engañarlo. La escondería en sus manos y le preguntaría si estaba viva o muerta. Si decía que muerta, abriría sus manos y la dejaría volar. Si decía que viva, la apretaría y la aplastaría. En todo caso, sería una respuesta equivocada.

Así lo hicieron. El sabio sonrió y respondió:

“Depende de ti. Ella está en tus manos.”

Así es nuestra vida, nuestro presente y nuestro futuro. No debes culpar a nadie cuando algo falle: nosotros somos los responsables por lo que conquistamos o no conquistamos. Nos toca a nosotros escoger que hacer con la mariposa azul que llevamos en nuestros corazones".Anónimo