jueves, 3 de noviembre de 2011

Dueña de mi blog.


Abrí este blog hace dos años y pico poco más o menos y lo hice porque me encontraba embutida entre colores y pinceles que bailoteaban de un lado a otro haciendo magia, esa magia donde el lienzo blanco se vuelve violeta o azul, crece una flor, o corre un bonito rio en un paisaje dorado. La pintura impregnaba mi vida, me apartaba del mundo y parecía no tener final.

Ahora es diferente. Ahora no estoy aislada del mundo, disfruto de él.

Ya casi no me siento pintora porque pinto menos, pero mis pinceles siguen bailando llenos de pintura y mis lienzos se llenan mágicamente cuando me tienen.

Me siento dueña de mi blog y casi dueña de otro, dueña de unos ojos que disfrutan con todo, que nada se le escapa, dueña de una familia a la que adoro y un Dios que envuelve mi vida en algo más, mucho más, que en un delicioso regalo.

+Capuchino de Silos 


'