sábado, 30 de julio de 2011

Nuestra Señora Desatanudos


Ha llegado a mis manos una pequeña estampita con una oración a la Virgen María, “Nuestra Señora Desatanudos”

Hoy quiero compartirla porque todos tenemos nudos que necesitamos desatar... los nudos de nuestro orgullo y de nuestro egoísmo... los nudos de la vanidad... de la soberbia... de la pasión... los nudos de la ira desenfrenada... de las ansias de poder... También vemos personas atadas a la droga, al alcohol, o cualquier otro vicio que poco a poco los va consumiendo y alejándolos de su familia y de Dios...

Son cientos los nudos que nos atan al mundo y a la carne... apegos que el maligno utiliza para tentarnos y hacernos caer, día tras día... y hay veces que, por más que pongamos de nosotros mismos... por más deseos de salir de ese abismo... por más oración que hagamos... se nos hace difícil romper esas cadenas por nosotros mismos...

Para eso es esta oración... para pedirle a nuestra Madre del Cielo que interceda por nosotros ante su amado Hijo, para que Él nos ayude a desatar esos nudos que no nos dejan ser las personas que Dios espera de nosotros.

Oración a Nuestra Señora Desatanudos

Santa María, llena de la presencia de Dios, durante los días de tu vida aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre, y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones.

Ya junto a tu Hijo intercediste por nuestras dificultades y, con toda sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desenredar la madeja de nuestras vidas. Y al quedarte para siempre como Madre Nuestra, pones en orden y haces más claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Tú que con corazón materno desatas los nudos que entorpecen nuestra vida, te pedimos que nos recibas en tus manos y que nos libres de las ataduras y confusiones con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.

Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo, líbranos de todo mal, Señora Nuestra y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios, para que libres de toda confusión y error, los hallemos en todas las cosas, tengamos en El nuestros corazones y podamos amarle, reverenciarle y servirle siempre. Amén.

Sigo de vacaciones pero he podido poner esta entrada.

¡¡¡Felices vacaciones!!!

+

&