viernes, 27 de mayo de 2011

Obsequios a María


Mes de Mayo a la Virgen día a día.

Día 27: La consagración de la familia a la Virgen es una promesa de amor en la que se le ofrece al Señor todo lo que la familia es, tiene y hace a través del Corazón Inmaculado de la Virgen María para que, por estos dos Corazones, los miembros de la familia vivan plenamente entregados a la voluntad del Padre. La familia se abandona así en las manos de la Virgen María para que ella ejerza su papel de Madre espiritual, de Mediadora de las gracias, de abogada y de Reina.

Te ofrezco consagrar hoy mi familia a ti, Virgen María, mediante esta fórmula de Juan Pablo II:

"Oh, Santa Virgen María; Madre de Dios y de la Iglesia, a tu Inmaculado Corazón, consagramos nuestras familias. Con tu ayuda, nos encomendamos y nos consagramos al Divino Corazón de Jesús y así estaremos contigo y con Jesús, en el Espíritu Santo, siempre totalmente consagrados a la voluntad del Padre celestial".

+


'