jueves, 26 de mayo de 2011

Obsequios a María


Mes de Mayo a la Virgen día a día.

Día 25: María, Madre, consciente de tu pobreza porque sabías que todo es don de Dios: enséñame a ser humilde. Humildad no es negar los dones recibidos, sino afirmar que todo lo recibimos de Alguien que nos ama, y que por ello nos confía esos dones.

Te ofrezco: repetir durante el día la petición de san Ignacio: "Te pido el conocimiento interno de tanto bien recibido, para que, reconociéndolo yo, quiera en todo amar y servir a Su Divina Mastestad.


Día 26: María, Madre, que no te quedaste con la alabanza de tu prima Isabel, sino que la referiste a quien correspondía en verdad, diciendo: "El Señor hizo en mí maravilla": enséñame a reconocer la mano de Dios en todo y a darle gracias por todo.

Te ofrezco: repetir durante el día esta jaculatoria: "Lo que quiera, como quiera, cuando quiera"

+


'