martes, 25 de enero de 2011

Las cajas de Dios


Tengo en mis manos dos cajas que Dios me dio para que las guardara.


Me dijo: Pon tus tristezas en la negra, y todas tus alegrías en la dorada.


Seguí estas palabras y en ambas cajas tristezas y alegrías guardé respectivamente.


A pesar de que la dorada se hacía más pesada día a día, la negra era tan ligera como antes...


Llena de curiosidad, abrí la caja negra para ver lo que ocurría, y vi en el fondo de la caja un agujero por donde mis tristezas habían desaparecido.


Se la mostré a Dios y le dije:


Me pregunto ¿dónde están mis tristezas?


Y con una tierna sonrisa me respondió:


"Hija mía, todas ellas están aquí conmigo".


Le pregunté: Dios mío, ¿por qué me diste las cajas?


¿Por qué la dorada, y la negra con agujero?


Y él me respondió: "Hija mía, la dorada es para que tomes en cuenta todas tus bendiciones, la negra es para que puedas olvidar".
anónimo

&.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com/


'