miércoles, 19 de enero de 2011

Hoy te recuerdo




Te recuerdo en este soplo de tiempo madre. Es cualquier día sin hora, como si fuese ayer que no fue y otros muchos los años que pasaron ya. El tiempo fue bueno al poder tenerte a mi lado. ¡Cuánta vida en una vida! ¡Cuánta bendición en ella! Toda mi vida admirándote, yendo a tu lado educándome en el amor. Y te recuerdo como recuerdo tus besos, tus caricias y tu todo. Porque el tiempo hoy se ha detenido un instante, como otras tantas veces, y estás en mí tan presente, que casi huelo tu piel, oigo queriendo escucharte, y abro el portón esperando que entres para besarme. Y es que vives en mí tanto, que me vuelvo niña con esos recuerdos que son mi vida. Pero despierto y no puedo retomar el tiempo ni un palmo, aunque sí, fundo tu presencia en mí y vuelves como si fuesen aquellos mismos años que ya se fueron.


Es el momento del día para mirar al cielo, para mirar la lluvia, para mirar el fuego y sostener todos esos sueños agradeciendo al cielo haber tenido conmigo a una madre dispuesta a darlo todo por amor, con ese amor de alma noble, de alma grande que oraba ensenándome a rezar y amar a la otra madre, a la Madre del cielo.



+C.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com


'