miércoles, 12 de enero de 2011

El placer de ser madre


El valor de la vida

“Me quedé embarazada con 18 años, de un novio que no quiso hacerse cargo de nuestro hijo. Estaba muerta de miedo y, aunque quise abortar, no pude, porque sentía que algo latía dentro de mí que era más valioso que yo misma, y lo supe desde el primer mes de embarazo. Tuve que pasar por muchos obstáculos y renunciar a muchas cosas: dejé el instituto, me tuve que poner a trabajar, tuve que dejar de hacer artes marciales, mi madre me hacía la vida imposible, no tenía tiempo de salir con los amigos...La causa de todo eso, 21 años después, está estudiando una doble carrera, es un joven guapísimo y maravilloso, y se llama Luis. He ido creciendo con él a lo largo de este tiempo, y mirando hacia atrás, no cambio todo lo que no he podido hacer por ser madre, por cada minuto que he pasado al lado de mi hijo. Él me ha enseñando el mayor amor que puede sentir una persona, que es el amor de una madre. He aprendido a ser fuerte a su lado, y él es la gran obra de mi vida. Ahora, 21 años después, soy funcionaria y Gestora de un Departamento universitario, estoy estudiando una doble carrera en la que mi hijo coge los apuntes cuando yo no puedo ir a clase (ambos estudiamos juntos), puedo hacer taekwondo (y mi hijo es mi compañero de gimnasio) y tengo la sensación de que tengo a mi lado el mayor apoyo y una persona que me va a querer siempre de forma incondicional”.


Esther Granada Millán

Sevilla

&.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com/

'