lunes, 13 de diciembre de 2010

¿Sabes para qué vengo?


Para que el regalo que te he hecho desde siempre lo cultives y escribas en ese tu libro una preciosa y sabia leyenda colmada de humanos y compasivos hechos y trabajes las buenas obras que brotan de tu alma con las gracias que te ofrezco cada día.


Porque la tierra la hice para ti. Para que adviertas en ella como van separándose las enseñanzas que te doy y las alcances; para ello te he regalado la familia, el aire, el agua, el fuego, el cielo, la tierra donde vives con sus beneficios, el trabajo con el bienestar que produce.


No me ves. Soy el soplo del espíritu, pero tu alma me siente aunque no adviertas mi presencia. Nunca te dejo y siempre me encuentro a tu lado. No lo olvides.


Si me quieres conocer, recoge tu alma y ábrela para mí y allí verás que estoy esperándote. Estoy tan cerquita, tan cerquita tuya que ni te imaginas cómo de cerca.


En mí se encuentran todos los bienes que el alma desea y necesita.


Alégrate porque en ella estoy esperándote


Te quiere,


Jesús




» Habla al corazón de mi Pueblo

Este Premio es para Todos... No existe una lista de Premiados. Prepara un lugar en tu blog y compártelo.


+C.