sábado, 4 de diciembre de 2010

Mis haikus de Adviento




Serás mi guía
reparando mis fuerzas.
Con tu dulzura.

 
Nada yo temo.

Por cañadas oscuras,
estás conmigo.

 
Con tus palabras,

se llenará mi copa
en mi morada.

 
Y con perfume

el alma me reparas,
con tus fragancias.

 
Sanas las llagas.
Y vendas las heridas,
si habitas en mí.

 
Si trabajo mi campo,
recorres mi refugio
con mil estrellas.

 
Con tus ofrendas
y por la senda recta,
toda la vida.


+C.





'