jueves, 25 de noviembre de 2010

Alguien desde Sevilla dijo:


Lo que a continuación he copiado para que lo lea todo aquél que pase por este blog.
Me parece una oración maravillosa abrazando a Cristo. Espontánea, sincera, rezada, implorada desde el rincón más profundo del alma; alguien con alma sensible que sabe amar, que espera, que cree y confía descansando plenamente en Él.

No puede ser má bella.

¡Disfrútenla!



"Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.

Tú eres el Hijo único del Padre.

Tú, para liberar al hombre,

aceptaste la condición humana

sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte,

abriste a los creyentes el reino del cielo.

Tú te sientas a la derecha de Dios

en la gloria del Padre.

Creemos que un día

has de venir como juez.

Te rogamos, pues,

que vengas en ayuda de tus siervos,

a quienes redimiste con tu preciosa sangre.

Haz que en la gloria eterna

nos asociemos a tus santos.

Salva a tu pueblo, Señor,

y bendice tu heredad.

Sé su pastor

y ensálzalo eternamente.

Día tras día te bendecimos

y alabamos tu nombre para siempre,

por eternidad de eternidades.

Dígnate, Señor, en este día

guardarnos del pecado.

Ten piedad de nosotros, Señor,

ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor,

venga sobre nosotros,

como lo esperamos de ti.

En ti, Señor, confié,

no me veré defraudado para siempre".



&

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com/

'