miércoles, 29 de septiembre de 2010

Bordados de la vida


Cuando yo era niña, mi madre trabajaba mucho cosiendo.
Yo me sentaba en el suelo, miraba y preguntaba qué es lo que estaba haciendo.
Ella me contestaba que estaba bordando.
Todos los días yo hacía la misma pregunta y ella me contestaba lo mismo.
Observaba su trabajo de una posición debajo de donde ella se encontraba sentada, y repetía: “¿Mamá, qué es lo que estás haciendo?”
Le decía que, desde donde yo la miraba, lo que estaba haciendo me parecía muy extraño y confuso.
Era un amontonado de nudos e hilos de diferentes colores, largos, cortos, unos gruesos y otros finos… Yo no entendía nada.
Ella sonreía. Miraba hacia mí y de manera amable me decía:


“Hija, sal un poco a jugar, y en cuanto termine mi trabajo yo te llamaré y te cogeré en mis brazos y dejaré que veas el trabajo desde mí posición”.


Pero yo seguía preguntándome desde abajo donde estaba: ¿Por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y otros claros? ¿Por qué me parecían tan desordenados y enmarañados? ¿Por qué estaban tan llenos de nudos y puntos? ¿Por qué había tantos nudos e hilos enredados entre sí? ¿Por qué no tenía aún una forma definida? ¿Por qué tardaba tanto para hacerlo?
Un día, cuando yo estaba afuera jugando, ella me llamó.


“Hija, ven aquí, déjame tomarte en mis brazos”.


Me sentó en su regazo y me sorprendí al ver el bordado.
No lo podía creer, desde abajo, ¡me parecía tan confuso!
Pero desde arriba, se veía un paisaje maravilloso.
Entonces me dijo:


“Hija, desde abajo mi bordado te parecía confuso y desordenado porque tú no veías que en la parte de arriba había un bello diseño…


…Pero, ahora, mirando el bordado desde mi posición, tú ya puedes ver qué es lo que he estado haciendo”.
Muchas veces, a lo largo de los años, he mirado hacia el cielo y he dicho:


“Padre, ¿qué es lo que estás haciendo?”
Él parece responder:


“Estoy bordando tu vida, hija”.


Y yo sigo preguntando:
“Pero lo veo todo tan confuso…
Padre, todo está desordenado. Hay muchos nudos, situaciones difíciles que no terminan y cosas buenas que pasan rápido.
Los hilos son tan oscuros…
¿Por qué no son más brillantes?”
El Padre parece decir:


“Hija mía, ocúpate de tu trabajo, relájate…confía en mí.
Yo haré mi trabajo. Un día, te llevaré a ti en mis brazos, y entonces irás a ver el plan de tu vida desde mi posición”.


A veces no entendemos qué está ocurriendo en nuestras vidas. Las cosas son confusas, no encajan y parece que nada nos sale bien.
Es que estamos mirando el reverso de la vida.








Del otro lado, Dios está bordando…



+&


'