viernes, 11 de junio de 2010

"Una carta de Tertuliano..."


Entresaco un fragmento de “Una carta de Tertuliano… ”de los dos libros que Tertuliano, escritor del siglo II, escribió a su esposa hacia 199. Antes, mucho antes, existía ya el amor. Es de la carta del libro que estoy leyendo de José Pedro Manglano, “El libro del matrimonio”.
Me gustan los libros de lectura tranquila y sosegada y lo estoy haciendo con el máximo goce, entre otras cosas, porque me lo ha regalado mi marido que me seduce como si se tratase de un primer regalo para enamorarme. Y me enamoro enamorándome. Los libros son para mí como un bálsamo y él lo sabe; y si me gustan, los leo y los vuelvo a leer hasta gastar las tapas como hago con una pieza musical, que de tanto escucharla, creo que la he compuesto yo, haciendo el tarareo del contrapunto, como nos enseñaban en solfeo.
La lámpara sigue derrochando luces y sombras a mí alrededor mientras leo la carta que Tertuliano escribió a su mujer, (II, 8, 6-8), que copio fragmentada:


Cartago, Annum Domini 199

¿Cómo podré describir la felicidad de este matrimonio que la Iglesia reconoce, la celebración confirma, la bendición rubrica, los ángeles proclaman y el Padre aprueba?
¡Qué yugo es éste! Dos fieles unidos en una única esperanza, en un solo deseo, en un único respeto, en un único servicio.
Son al mismo tiempo hermanos y colaboradores; ninguna diferencia entre carne y espíritu: oran juntos, juntos se arrodillan, juntos ayunan, se instruyen mutuamente, se exhortan uno al otro y uno al otro se confortan.
Ninguno tiene secretos para el otro, ninguno evita al otro, ninguno molesta al otro
”.



Y sigue y sigue sabiendo que tenemos un alma…, y el último, me llega a ella.


Viendo esto, Cristo se alegra enviándoles su paz. Donde estén tales esposos, allí estará; y donde está Él no hay lugar para el mal”. Tertuliano


Me pregunto si sonará Mendelssohn cuando atraviese el último punto del libro.


+Capuchino de Silos


'