viernes, 2 de abril de 2010

SÁBADO SANTO - SÁBADO DE DOLOR

Sepulcro del Señor


El dolor de una Madre


"Jesús hace del dolor una oración, de la muerte una ofrenda, de la cruz un sacrificio de amor. Jesús vivió el dolor con el supremo sentido que el hombre puede encontrarle en este mundo: un vaciamiento total de sí y una liberación absoluta ante la plenitud de Dios. El dolor se convierte en camino de encuentro con Dios y abandono total ante su misteriosa voluntad. Es un dolor aceptado, asumido, integrado en su destino..., y así un dolor suave, pacífico, llevadero, luminoso"




Dulce y grande es Tu amor.
Amarga y negra Tu muerte
como el corazón de los arbustos
en la oscura noche que me inunda.


+C.



'