viernes, 12 de febrero de 2010

Sentimiento y entrega


Cuando el amor te invoque, demuéstrale el tuyo aunque el camino sea áspero, duro y quedes herido.
Envuélvete en el interior de su alma y habla con él aunque destruya tus sueños como los vientos destruyen nuestros jardines en invierno rozando suavemente nuestras ramas más frágiles y haciendo golpear sus raíces hasta destruirlas; el amor completa la obra pero también pone en riesgo tu aliento,
Si en el amor sólo buscamos lo necesario para hallar el placer, no podremos entrar en el mundo de las estrellas y complacernos de ese viaje feliz y alegre; más vale expresar la falta de valor, esfuerzo, nobleza o cualquier otro bello sentimiento.
El amor da y no quiere nada a cambio.
El amor no desea tener nada en su poder. Basta con amar.
El amor está en el corazón. Es el deseo de alcanzar la plenitud.
Si amamos debemos ser como el arroyo que entona sonidos melodiosos para hacernos soñar.
El amor siente ternura ante el dolor y muere alegre.
El amor se alegra al alba, se alegra por un día nuevo para seguir meditando sobre el amor.
El amor es gratitud y dormir con un canto de bendición en el alma.




+Capuchino de Silos

'