sábado, 16 de enero de 2010

Paisaje de un paseo



Camino de un lugar a otro. Sigo mi curso avanzando hacia la mañana que me acoge dorada y sosegada.


Dejo cantar al ruiseñor, al grillo y a la rana que celebran la quietud callada y mansa; todo es orden.


Oigo a lo lejos como valsan las ruedas del carro que pasa y corre, casi sin tocar el suelo en nube polvorienta que al tiempo cae.


En el lugar de siempre y quietos por la calma, los árboles visten pintados con colores de otoño.


Contemplo extasiada el cálido medio día que pasa silente con cantos de campo.
Paseo la tarde que me mira azul y malva.


La noche llega con brillantes ojos estrellados haciendo visible la luna en su cuarto creciente.


Y sigo mi camino esperando el alba que ya viene.





+Capuchino de Silos




'