viernes, 1 de enero de 2010

Nocturno



Tarde el cielo baja y me sonríe.
Glorioso gozo, divino ángel que me envuelve.

Paraíso perdido en suspensión por un instante.
Que acaba,
que se pierde en lo más alto de la tarde.

¡Vuelve!

+C.

'