miércoles, 22 de octubre de 2014

Las lluvias llegarán

Bajo mis ojos tengo la carilla blanca del blog que hoy encuentro molesta para dejar algo escrito. Su luz me incomoda y es puro el cansancio que tengo. Me sentiría mucho mejor escribir sobre mi preciosa libreta regalada; pero no. No me da el tiempo para tanto. Me propuse hacerlo y aquí estoy vislumbrando las luces y las sombras que mi amado puso en esta pobre alma llena de colores cálidos y fríos.
Y hablando de frío, el frío parece que no va a llegar nunca; la lluvia tampoco, con las ganas que tengo de estrenar el otoño con ese agua venida del mismísimo cielo repleto de nubes azules y platas; a este paso llegará el invierno saltándose esa preciosa estación que ha inspirado a tantos pintores y poetas. Pero pronto, muy pronto, podremos saborear el viento, la lluvia, las dulcísimas puestas de sol y fijar los ojos, contemplando y meditando la pura y divina hermosura para  ser colmados de esa ternura espiritual que rebosa alegría sublime.

+Capuchino de Silos


'