domingo, 14 de mayo de 2017

La violencia puede ser…



La violencia es una herida tan profunda como la picadura de una serpiente de cascabel que deja el veneno dentro y no hay quien lo quite como no sea cortando la hendidura del mal que ha dejado.

Unos aman a Dios porque lo tienen. 
Otros, tienen la devoción de juzgar al prójimo con presunción e inmodestia. 

Los que aman a Dios tienen su gracia. 
Las conjeturas de los otros son completamente infecundas, inútiles y hacen tanto daño como aquellas mordeduras de serpientes. Carecen de falta de atención, de bondad y el mismo diablo huele la carencia de virtud.

Los que aman a Dios tienen el alivio de la veracidad. 
Los otros no creen ni en el mundo en el que viven.


+Capuchino de Silos





'