sábado, 19 de abril de 2014

¡Feliz Pascua de Resurrección!


"Señora de la Pascua, Señora de la Cruz y de la Esperanza. 
Señora del Viernes y del Domingo. 
Señora de la noche y de la mañana. 
Señora de todas las partidas, porque eres la Señora del "tránsito" o de la Pascua. 
Escúchanos: 
Hoy queremos decirte "muchas gracias". 
Muchas gracias, Señora, por tu Fiat, por tu completa disponibilidad de "esclava". 
Por tu pobreza y tu silencio. 
Por tu gozo de las siete espadas. 
Por el dolor de todas tus partidas, que fueron dando la paz a tantas almas. 
Por haberte quedado con nosotros a pesar del tiempo y la distancia". 

Cardenal Pironio

Que esta Pascua de Resurrección del Señor donde el cielo se ha unido con la tierra esperando que Cristo nos lleve hacia Él, ilumine nuestro camino todo el año. 
¡Feliz Pascua de Resurrección a todos los que entren en este blog.  
+Capuchino de Silos


'

viernes, 18 de abril de 2014

El reproche de Cristo a Judas


He aquí la razón por la que Cristo reprocha a Judas con dureza por ese modo detestable de pecar. "Judas -le dice-, ¿entregas al Hijo del hombre con un beso? Ojalá fuera de hecho como tú deseas aparentar; pero, de otro modo, muéstrame abiertamente, con sinceridad, tal como eres, porque quien obra la enemistad bajo el disfraz de la amistad es un hombre vil que multiplica en esa acción su villanía. No estaba satisfecho, Judas, con entregar al Hijo del hombre (hijo de aquel hombre por el que todos hubieran parecido si ese Hijo del hombre, que tú crees estar destruyendo, no redimiera a quienes deseas ser salvados), ¿no te fue suficiente, repito, traicionarle sin necesidad de hacerlo con un beso, convirtiendo así un signo sagrado de amor en instrumento de tu traición? Estoy mejor dispuesto hacia esta turba que me rodea y ataca por la fuerza de la violencia y abiertamente, que hacia ti, Judas, que me entregas a ella con un falso beso."
 +Tomás Moro
 Monumento de San Francisco Javier (mi parroquia)




sábado, 12 de abril de 2014

Santa Faz 2014


Santa Faz  – Capuchino de Silos
Y me encontré con Él casi sin esperarlo.
Hacía unos días que acababa de llegar una primavera hermosísima que admiraba a través del ventanal de mi estudio donde iba haciendo fundir muy despacio, el Amor en el color sobre el paño. Un paño, que antes había sido  inmaculadamente blanco como la nieve; que daba pena hasta de mancharlo, y que podría haber servido de mantel o ¡qué sé yo!
Después, una mancha sobre otra iba dando paso a un rostro. Era su rostro. Era el rostro del Señor. Sus ojos miraban hacia el suelo y parecía que caminara lentamente. Yo, no dejaba de observarlo un solo instante pero no conseguía de ninguna manera que me mirase. Me afligía no poder captar bien lo que su mirada reflejaba.
Quería, como la Verónica, limpiar ese rostro ensangrentado donde la sangre iba resbalando por toda su cara.
En cada pincelada iba comprendiendo ese gesto silencioso, esa mirada dolorosa, ese caminar lento hacia el Calvario, donde recibiría muerte y donde murió lleno de sufrimiento e infinito amor por mí, por todos.
¡Cómo plasmar lo íntimo que su corazón sentía en aquellas horas de angustias!  ¡Cómo plasmar tanto amor y desprendimiento en un solo gesto!

Su “presencia” en mi estudio era la oración más íntima que iba convirtiendo las horas de trabajo en eternidad y gratitud.
Todo mi trabajo lo convertí en rezo, en súplica, en llanto...un llanto escondido entre pinceles y tubos de pintura... también la alegría de poder ver mi Cristo expuesto en el Monumento de mi parroquia el Jueves Santo.

+Capuchino de Silos







'

jueves, 6 de marzo de 2014

Cambio



Hoy, pasado el miércoles de Ceniza, cambio de pensamiento.
Pensé no volver a poner ninguna entrada en el blog hasta la Pascua de Resurrección, Pero, no. Hoy, cambio mi rumbo y estoy aquí de nuevo.
Cuando comencé con Capuchino de Silos, providencialmente, digo yo, “tropecé” con blogs de varios sacerdotes. Prometo que todo fue una pura y  purísima casualidad. Yo no busqué a ninguno. ¡Mi palabrita! ¡Todos eran diferentes! y... ¡todos eran sacerdotes!
Uno de los primeros blogs que conocí fue el de D. Enrique Monasterio “Pensar por libre”.
Otro, “Corazón eucarístico de Jesús de D. Javier al que le he tomado mucho cariño.
Otro, “Ex Orbe”. Gracias a este blog me quedé sin muchos seguidores. ¡Vamos que se fueron a no sé dónde y no han vuelto!
Otro, “Con tinta de esperanza”. Así podría ir citando alguno que otro más.
Y hoy, precisamente, leo una nueva entrada de D. Enrique titulada: “Miércoles de ceniza y estrellas”  para que la lean. Pinchen en ella.
Como hoy es el primer jueves de Cuaresma, mis recuerdos al Cielos irán para todos los sacerdotes, especialmente para mi director espiritual, confesor, o como se diga; para que el Señor no deje de cuidarlo y no le falte su gracia.


¡Ah! Se me olvidaba. Una cosita: Desde entonces, sigo entrando en todos y cada uno de los blogs de esos sacerdotes. No hago distinciones. Para mí son todos ministros de Cristo.

 



+Capuchino de Silos






'

martes, 4 de marzo de 2014

"¡Si muriéramos a nosotros mismos!"



 “¿Qué hicieron los santos para ser tan perfectos y contemplativos? Procuraron morir a los deseos terrenales, y así pudieron unirse a Dios con todas las fuerzas de su corazón y quedar libres para preocuparse de sí mismos. Si estuviéramos muertos completamente a nosotros mismos y sin ningún impedimento interior, podríamos entonces entender en las cosas de Dios y gustar un poco la contemplación celestial.”
Dios habla cuando en el hombre todo su ser humano calla. La voluntad divina se revela al hombre, y se hace divina la voluntad del hombre cuando su voluntad terrena se extingue.
“Y yo miraré –así el Señor por boca de Isaías, profeta- hacia aquel que es pobre y de espíritu contrito.”
El pobre verdadero y puro no es el que nada posee, sino el que nada quiere, fuera de Dios.
¡Bienaventurados los pobres!
+ E. Zolli

'

viernes, 21 de febrero de 2014

El día con sus noches




¿Para qué esperarlo si por sí sólo llega?
Llega sin apresurarse, pausadamente, con toda la calma y hermosa pureza.
Misteriosamente llega y, como llega, camina lentamente hacia el bosque más silencioso oscurecido por la noche, donde los pájaros duermen esperando que despunten los primeros albores. 
Me dejo conducir calladamente por él para poder gozar, cuando llegue la mañana, de esa brisa divina que llama, que espera, llenando mi ánimo tan dolorido últimamente.
¿Podrán las sombras del día, con las hermosas luces del alma?

+Capuchino de Silos



'

lunes, 17 de febrero de 2014

Encuentro



En lo más hondo y oculto, se descubre ese paisaje donde el Alba pone color y música  al que camina sobre su naturaleza.

Es donde se abre un cielo que aísla del resto del mundo y se reconoce el aliento de Dios que invita a contemplar las bondades que en nuestro mundo escasean. Ese aliento que se acaricia al instante, para hacerlo nuestro o quedarnos con él para toda la vida.

Un paisaje por el que te dejas llevar para llegar a ese otro más seguro, más bello, más luminoso y celestial.

Allí se puede contemplar el más claro y limpio paraje en la más pura intimidad llena de velados secretos que laten dejándose sentir. Se necesita de ese aliento, de ese latir, de ese rumor que va dejando hermosas huellas en lo más escondido y oculto del corazón para que sean vividas sus claridades.

Es el lugar donde la palabra soledad no encuentra hueco y el dolor se deja aparcado para no verlo, para no sentirlo si llamase; él saborea la compañía.

Es el momento del encuentro amoroso que no suelta su mano.


+Capuchino de Silos




'